Con 84 años, Rosa es la productora de manzanas más antigua de Roca

Rosa Dubovik nació y vivió toda su vida en una chacra cerca del río. Todavía trabaja, apuesta a la fruticultura y revaloriza el rol de la mujer en la producción. Será homenajeada en la Fiesta de la Manzana.



La chacarera de Roca que demostró que la fruticultura “no es cosa de hombres”. Foto: Cesar Izza

La chacarera de Roca que demostró que la fruticultura “no es cosa de hombres”. Foto: Cesar Izza

A través de sus ojos celestes se ve el reflejo de las plantas. Sus pasos entre las espalderas hacen que los frutos caigan al suelo y los manzanos agiten sus hojas, como queriendo saludarla. Rie y sonrie -todo el tiempo- mientras camina ligeramente. La chacra que la vio nacer, a la vera del río Negro en 1935, es la que eligió para vivir y trabajar; y donde permanecerá hasta el resto de sus días.

Rosa Dubovik (84) es chacarera, nacida y criada en Roca, y será homenajeada el domingo en la Fiesta Nacional de la Manzana 2020. Es una de las mujeres productoras más antiguas de la zona, quien aún sostiene la actividad frutícola acompañada por su sobrino Gustavo Gómez, en la Chacra 233 de calle Primeros Pobladores, al sur de la Ruta 22.

“Desde que nací, soy chacarera. Tengo 84 años de chacarera”, dice orgullosa a Río Negro. Su rostro y sus manos hablan del trabajo y del sacrificio y su sonrisa transmite felicidad, pasión por lo que hace. Desde los once años trabaja en la producción de hortalizas y luego frutales. Es hija de productores que llegaron a Roca desde Zapala en la década del 30. Su padre era ruso y su madre, argentina. Eran cinco hermanos.

Nació en una chacra y quiere terminar sus días allí, entre los manzanos.
Foto: Cesar Izza

“Aprendí a hacer de todo. Con mi hermana agarrábamos el arado y el caballo. Yo llevaba el arado. Hacíamos tareas brutas”, contó Rosa recordando su infancia, las épocas en las que recorría 4 kilómetros a pie para ir a la escuela Romagnoli, que hizo hasta 4° grado.

Fiel a su pasión por el campo, a los 24 años se casó con un chacarero, don Juan Gómez, con quien trabajó codo a codo para levantar las 18 hectáreas de pera y manzana que tuvieron en las épocas de bonanza. Tuvieron dos hijos.

Podar, cosechar, regar, era lo que más me gustaba. Tenía que hacer de todo cuando mi marido estaba en cama”

Rosa Dubovik, productora de Roca

Rosa es una de las mujeres productoras que rompieron con los esquemas de las tareas socialmente asignadas a su género. Se metió de lleno en el circuito productivo con su trabajo demostró que las tareas “pesadas”, no son solo para varones.

Pero es también quien, además del trabajo rural, tuvo que sostener los quehaceres del hogar y llevar a los chicos a la escuela. Ser jefa del hogar en varias ocasiones y sostener la producción cuando su marido no pudo, más aún cuando él falleció.

“Me tocó cosechar, ralear, trabajé mucho. Subía y bajaba escaleras. Me levantaba a las 6 a escarpir. Volvía a las 8 a tomar café, a las 11 de nuevo a arreglar a mis hijos para que vayan a la escuela y hacer la comida. Me las arreglaba con los chicos, la casa y la chacra”, comentó.

Rosa junto a una de sus fieles compañeras, Brisa, caminando por la chacra. Foto: Cesar Izza.

Quizás siguió el ejemplo de su madre, quien enviudó de joven y tuvo que encargarse de la chacra de su familia. Quizás simplemente mamó el trabajo toda su vida o simplemente echó raíces. De lo que está segura es que arar, ralear, podar y cosechar “no son tareas de hombre”.

“Cuando me casé con Juan, si él iba a cortar árboles, yo iba. Él me esperaba a mi, o yo a él para ir a trabajar”, agregó. El trabajo afianzaba su relación. “Yo podaba los cuadros enteros de viña y él la manzana. Siempre unidos los dos. Hasta que él se enfermó, estaba muy depresivo”, contó.

Mi hijo no venía porque se deprimía, mi hija hacía doble turno, mis nietos estudiaban, así que tenía que atender yo a los peones”

Rosa Dubovik, productora de Roca

El 2001 fue un año trágico. Su esposo falleció. Al año, murió su hijo, también producto de una enfermedad que le causó la depresión. “Me tocó a mi seguir con la chacra”. Hasta que un tiempo después su sobrino Gustavo llegó para ocuparse de la administración general.

Hoy la empresa familiar sigue en pie y su casa está allí, en las 12 hectáreas de campo. Rodeada de seis nietos, cinco bisnietos, y sus perros Brisa y Noah, que no le pierden el rastro, Rosa sigue adelante como guardiana de las peras y manzanas.

Las manzanas, juguetes preferidos de Noah, el cachorro de la casa. Foto: Cesar Izza.

El recuerdo del tractor, la camioneta de su padre con la que iba a repartir verduras, el puente de palo y alambre que fabricaron para cruzar a la escuela cuando eran niños, las primeras lechugas cosechadas, el nacimiento de sus hijos. Todo pasó en esas tierras y perdura en la memoria de Rosa.

“Nos han tocado cosas buenas y cosas malas, heladas, granizadas en las que perdimos todo, pero seguimos. La chacra es así, un año te va bien, al otro no sabés. Es amor a la chacra. Yo voy a morir acá”, concluyó la mujer, fruticultora y roquense.

Diez homenajeados

El reconocimiento a los actores del Circuito Productivo de la Manzana se llevará adelante como todos los años, pero esta vez, en el escenario mayor, dando más protagonismo a los que hacen la manzana. En ediciones anteriores se realizaba en el espacio institucional del municipio.

Mujeres, hombres y empresas relacionadas con la producción frutícola serán homenajeados en una ceremonia que podrá ver todo el público en el cierre de la fiesta, el domingo 9 a las 20:30.

Las personas agasajadas serán ocho: Ana Emilia del Rosario Giovanini (61) productora, docente jubilada y escritora de Villa Regina, Julio Héctor Silvetti (85) y Clorinda Méndez (81), productores de J.J. Gómez; Jorge Barrera (59) trabajador rural de Valle Azul; Vicente Santiago Jara (70) productor de Guerrico, Claudio Marcelo Carrasco (53) trabajador rural de la empresa Humberto Canale de Roca, Isabel García (79) y Rosa Dubovik (84), productoras de Roca.

Las instituciones homenajeadas serán dos, Metalúrgica Río Negro SRL de Roca, dedicada a la fabricación de maquinaria agrícola, fundada en 1985 y Jugos SA de Regina, que fabrica de jugos desde el 76.


Comentarios


Con 84 años, Rosa es la productora de manzanas más antigua de Roca