Los corredores vuelven a copar las calles

La Asociación de Carreras de Calle dio inicio a su calendario de competiciones para el 2017. Será su temporada número 25 y promete recorrer toda la ciudad.



#

La participación en las carreras está abierta a toda la familia.(Foto: Archivo )

Los corredores vuelven a copar las calles

La nueva temporada de las Carreras de Calle tuvo su largada en el estadio municipal. El sábado se organizó la primera fecha como antesala a las Bodas de Plata de la Asociación que incentiva el deporte en los barrios.

La inauguración de la temporada 2017 contó con la participación del intendente Gustavo Gennuso, quien celebró la competencia como un lugar “al que viene toda la familia: el abuelo, el padre, y los chicos”.

Solo por esta vez las carreras tuvieron un contexto distinto al habitual, dejando de lado las trazas de piedra y ripio y los recorridos entre casas, aprovechando al máximo la pista de atletismo que rodea la cancha de fútbol en la que los barilochenses reciben a equipos de toda la Patagonia.

Las actividades se dividirán en dos etapas, contemplando un breve receso invernal. Los voluntarios de la Asociación de Carreras de Calle estarán al frente de la organización de los distintos eventos, promoviendo la actividad física gratuita para todas las edades.


Cada sábado en un barrio distinto, el gusto por correr y por encontrarse con amigos se adueña de las calles en un ritual que involucra a familias enteras. Los organizadores instalan el equipo de sonido, despliegan conos, banderas, planillas y cronómetros, mientras la categoría de los más chiquitos ya se prepara en la línea de largada.

A medio camino entre la promoción del deporte y la contención social, la Asociación de Carreras de Calle cumple desde hace 24 años con una tarea perseverante y reconocida en muchos rincones de Bariloche.

La cita del sábado fue en el barrio Unión, en las 34 Hectáreas, donde se congregaron unos 120 competidores entre los 4 y los 60 años. Muchos de ellos estaban acompañados por sus familias, que llevaron su termo, cuidaron abrigos y aplaudieron a propios y extraños.

Luis Vega, el presidente de la asociación, dijo que la idea nació en 1992 cuando un grupo de gente que amaba el atletismo se propuso trabajar desde allí para canalizar talentos escondidos que abundan en los barrios, siempre con la idea de proyectar a los que se destaquen en el ámbito provincial y nacional.

La idea nació en 1992 y, desde entonces, se instaló en los barrios de la ciudad.
Chino Leiva

Todos señalaron, por ejemplo, el orgullo por Dana Pastene, una chica de 16 años, representante del barrio Nahuel Hue y formada en Carreras de Calle, que ganó esta semana la medalla de oro en 800 y 2.000 metros en los juegos Epade realizados en Santa Cruz.

La del sábado fue la última fecha de la temporada anual 2015/16, que recorrió una decena de barrios. La actividad volverá en septiembre y ya tiene calendario establecido hasta diciembre. “Hay pedidos que nos quedan afuera porque no alcanzan los fines de semana, no podemos ir a todos lados”, aseguró Vega.

Otra de las impulsoras es Norma Hernández, encargada de dar las campanadas que anuncian la última vuelta. Aseguró que sin la pasión que ponen todos los miembros de la comisión y los delegados sería imposible organizar las carreras.

La inscripción es gratuita, aunque no faltan los trofeos. El trabajo voluntario de una veintena de personas es el motor de la asociación y el resto lo ponen los corredores con su entusiasmo y su esfuerzo, convencidos de que la marca de la ropa y las zapatillas es lo de menos a la hora de demostrar cuánto pueden.

Los corredores se reúnen en grupos y entrenan durante la semana.
Chino Leiva

Las calles enripiadas que rodean la plaza del Unión convocaron a atletas del barrio El Mallín, de San Francisco II y III, del Malvinas, de Virgen Misionera, del 270 Viviendas y de muchas otras zonas de la ciudad que ya tienen una historia de organización y de buenos corredores.

Al calor de la Asociación de Carreras de Calle se formaron numerosas agrupaciones atléticas, que tienen sus propios colores y que trabajan con los chicos durante la semana en planes de entrenamiento cada vez más metódicos. El velódromo es uno de los sitios donde se juntan a correr todos los días.

Como cada sábado, Vega es el encargado del micrófono. Desde allí habilita la partida de cada carrera y en los intervalos agradece a los auspiciantes, entre ellos a la farmacia que “desde hace años mantiene el botiquín”, indispensable para cuidar a los atletas.

El titular de la asociación destacó la ayuda que reciben del gobierno provincial para los trofeos y para los viajes. También mencionó el proyecto que presentaron hace pocos días al municipio para levantar su propia sede en un terreno que ya tienen adjudicado, en las 40 Viviendas.


Comentarios


Los corredores vuelven a copar las calles