Condena por el crimen en Costa Norte

CIPOLLETTI (AC).- La Cámara Criminal Primera condenó a 10 años y 8 meses de cárcel a Luis Mora, el joven que asesinó a Claudio Palma en el barrio Costa Norte de Cipolletti. Los jueces resolvieron mantener en libertad al imputado hasta que el fallo adquiera firmeza. El homicidio sucedió después de una pelea entre la víctima y una joven que estaba en el patio de la casa. El crimen ocurrió el 6 de noviembre del 2011. Aquella tarde Palma, Luciano y Marlen estaban compartiendo unas cervezas. El joven asesinado había estado de “caravana”, dice el fallo en alusión a que venía tomando alcohol desde la noche anterior. En esas circunstancias, Marlen y Palma comenzaron a discutir hasta que intervinieron las personas que estaban en la casa. Hubo un forcejeo y Palma amenazó con pegarle un botellazo a la chica. Después se involucró en una pelea con el tío de Mora y hasta empujó a la madre del condenado. La situación se tornó muy violenta y Mora buscó un revólver calibre 22, que estaba en un placard, salió al patio y efectuó tres disparos: dos por la espalda y un tercero que impactó en el abdomen de la víctima, que murió camino al hospital. Cuando llegó el hermano de Palma, la gente que estaba en la casa argumentó que un grupo de jóvenes había efectuado tiros desde el paredón. Pero esa coartada no prosperó porque Mora confesó el asesinato en la comisaría. Entonces quedó detenido. La jueza Sonia Martín lo procesó y le dictó prisión preventiva. Sin embargo, el abogado Juan Pablo Piombo apeló y consiguió la libertad de su defendido. En el juicio declararon la madre de Mora, el hermano de Palma, un vecino y una testigo de identidad reservada. El fiscal Ricardo Maggi reclamó una condena de 10 años y 8 meses de cárcel para el acusado, el mínimo legal para el homicidio agravado por el uso de arma. Sostuvo que no se podía justificar una legítima defensa porque el imputado le disparó a la víctima por la espalda y a corta distancia. Piombo alegó que Mora se defendió a sí mismo y a los que estaban en la casa y pidió la absolución. Ayer, el presidente de la Cámara Primera Álvaro Meynet leyó la sentencia. Un fallo dividido condenó a Mora, aunque por el momento mantendrá su libertad porque durante todo el proceso cumplió las pautas de conducta que le impuso la justicia. El fallo podrá ser ahora impugnado y el Superior Tribunal de Justicia deberá analizar esos recursos. Mientras se resuelva todo ese trámite el condenado permanecerá en libertad, siempre que cumpla lo que el tribunal ordenó: fijar domicilio, abstenerse del consumo de drogas y alcohol, no cometer nuevos delitos y presentarse regularmente a firmar en una comisaría. La camarista Alejandra Berenguer adhirió al voto de Meynet pero el juez Santiago Márquez Gauna votó por reducir la imputación a “homicidio agravado por el uso de arma, cometido con exceso en la legítima defensa” y solicitó ocho meses de prisión en suspenso.


Comentarios


Condena por el crimen en Costa Norte