Convivencia



Mar del Plata

Como es bien sabido, las opiniones acerca de las causas del evento boliviano están divididas entre golpe o fraude, según quién las describa. Hasta aquí no hay nada que no hayamos visto u oído antes, lo sorprendente es que a solo un mes de la transición presidencial los Fernández hayan transformado un tema de discusión de café en una nueva hiperpolarización masiva.

Y no se trata ya de presentar una tesis, una antítesis y buscar una síntesis de ideas, sino de insultar y humillar a quien tiene una opinión diferente. De hecho, el lenguaje “políticamente correcto” del nuevo kirchnerismo aparentemente incluye los adjetivos racista, machista, paternalista, derechista, nazi, rey caucásico, miope, ciego, etc., para referirse a quienes no estamos de acuerdo con que el huevo vino antes que la gallina, o que la reelección indefinida no es un “derecho humano”.

Obviamente, la tan prometida y anunciada convivencia ha sido una baja temprana de esta guerra.

¿No es hora de dejar de buscarle la quinta pata al gato grande bolivariano cuando tenemos el chancho en la patria chica de San Martín?

Leonardo Peusner

DNI 571.871


Temas

Bolivia golpe

Comentarios


Convivencia