Coronavirus: Estados Unidos jaqueado por las muertes y el desempleo

En un nuevo día con más de mil muertes por coronavirus, el país del norte se enfrenta a otro duro desafío: la pérdida de puestos laborales.



Desolación total en las calles de Nueva York, la ciudad estadounidense más afectada por la pandemia. (Foto/AP)

Desolación total en las calles de Nueva York, la ciudad estadounidense más afectada por la pandemia. (Foto/AP)

En Estados Unidos, donde aún hay gobernadores que no han decretado medidas de confinamiento, la tensión crece.
Además de los más de mil muertos registrados por segunda jornada consecutiva, y de los casi 260.000 afectados, Washington tiene ante sí otro desafío que puede provocar una depresión económica: el desempleo.

En dos semanas casi diez millones de estadounidenses pidieron subsidio de desempleo, y este viernes se informó que la tasa oficial subió del 3,5% al 4,4% en un mes, de febrero a marzo.
Con más de un millón de casos de la COVID-19 en todo el mundo, una cuarta parte de los cuales se registran en Estados Unidos, donde el número de muertos supera los 6.000, muchas ciudades se han convertido en pueblos fantasmas y las autoridades bregan por encontrar formas de aliviar la devastación en la economía y en el ánimo de las personas.

El mercado laboral de Estados Unidos perdió puestos de trabajo a un ritmo alarmante en marzo a medida que se profundizó la paralización económica para evitar la propagación del coronavirus, según datos oficiales publicados ayer que anticipan un drástico agravamiento de la situación. En total son 701.000 las plazas laborales perdidas en el último mes, informó el Departamento de Trabajo.
Solo en los primeros dos meses de esta crisis se perdieron más del doble de los empleos respecto a la crisis de la debacle económica mundial originada en Estados Unidos en 2008.
El informe mensual revela además que es la peor pérdida de empleos desde marzo de 2009 y el mayor salto en un solo mes en la tasa de desempleo en más de 45 años.

¿Barbijos para todos?
Al inicio de la pandemia, las autoridades estadounidense dijeron que no era necesario usar una mascarilla si uno no está infectado con el covid-19 ni está en contacto con personas infectadas. A raíz de la escasez de barbijos, existía el temor de que no alcanzaran para el personal médico.
Cuando el país batió el pasado jueves el récord de decesos diarios, 1.169 en un sola jornada, el presidente Donald Trump dijo que considera declarar obligatorio el uso de mascarillas para impedir que personas infectadas contagien a los demás. “Si la gente quiere usar bufandas, puede. En muchos casos, las bufandas son mejores (que los barbijos). Son más gruesas”, dijo Trump.5
Estados Unidos, que ayer registró 1096 muertes, en cantidad de casos es el país más afectado con 261.438 contagiados, tiene 6.699 fallecidos y 9.428 sanados.


Comentarios


Coronavirus: Estados Unidos jaqueado por las muertes y el desempleo