Cortan el acceso a una petrolera cerca de Catriel

Una familia que reclama el cobro de servidumbres bloqueó totalmente el paso hacia las instalaciones de Tecpetrol. Dicen ocupar las tierras desde hace 100 años, pero no tienen título.





PUESTO AVENDAÑO (ACA).- La familia Avendaño -que vive en el paraje «Las jarillas», los campos ubicados en el lote 25 a la altura del kilómetro 77 de la Ruta 151- corta desde el jueves el acceso a la petrolera Tecpetrol.

Es en reclamo del pago de servidumbres. Aseguran que vienen conversando con representantes de la empresa desde hace años y que les habían pedido al menos una mensura para pagarles, pero ahora que ya la tienen tampoco les pagan.

No poseen títulos de las tierras y la provincia les pone como condición adherir al polémico decreto 227 para otorgarle el dominio del lugar en el que viven desde hace más de 80 años. «Llamaron los abogados de la empresa y dicen que estamos locos, porque nosotros hicimos hacer una evaluación con profesionales en base a la tabla de valores de pago de servidumbre, no es una cosa antojadiza», dijo a este medio Leonor Avendaño una de las integrantes de la familia.

Hasta el jueves permitían el paso sólo de algunos vehículos, pero a partir de ayer a la mañana cortaron definitivamente el tránsito a todo rodado, con la sola excepción de la policía y de personal de seguridad para que ocurra nada que afecte a la seguridad del lugar.

«El corte es total. A partir de ahora no pasa nadie más. Vino la gente de la empresa, representantes de la base que tienen en Neuquén, pero nos dicen que ellos no pueden decidir nada, sólo vienen a escucharnos para transmitírselo a los responsables de la empresa en Buenos Aires. Por eso hasta que no haya una respuesta concreta no se permite la paso a nadie», describieron.

Por ahora esta familia no piensa dejar pasar ningún vehículo sin importar cuántos días transcurran hasta que la empresa haga una propuesta que consideren apropiada, o que haga una instancia de diálogo como para avanzar en esta cuestión. Por otra parte, excepto que haya alguna medida judicial, la policía no puede intervenir por tratarse de una propiedad privada y no de un camino vecinal, según entienden los crianceros

A diferencia de los otros reclamos que se han venido dando en la zona, en el caso de «Las Jarillas» no tienen necesidad de hacer un piquete para impedir el paso, pues hay una tranquera para ingresar a su propiedad, único lugar por el que puede acceder todo el personal de la planta de gas.

Pablo Bravo, apoderado de Carmen Avendaño, Juan, Ignacio, Mariano y Carlos Avendaño, atendieron ayer a los representantes de Tecpetrol alambrado de por medio. La conversación fue distendida pero los superficiarios no quedaron satisfechos, dado que la empresa no envió a negociar a nadie con poder de decisión.

Además en la jornada del jueves -según confiaron a este diario- alguien de la empresa los llamó desde Buenos Aires y sin dar lugar al diálogo simplemente les dijo: «ustedes están locos con esto que piden».

Cuentan los Avendaño que esta ya es la tercera generación que vive en el lugar. «Nuestra madre ya tiene 83 años y se crió acá, por lo que deducimos que nuestra familia vive en el lugar hace unos cien años. Desde siempre explotaron este lugar. Nos han perjudicado históricamente, mortandad de animales por distintos motivos. Durante años no cuidaron el medio ambiente, tiraban bolsas de polietileno y se murieron muchos animales que iban y comían eso. ¿Hasta cuándo vamos a seguir así?», dijo a este diario Leonor Avendaño.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cortan el acceso a una petrolera cerca de Catriel