Crecer a base de nuevos servicios

Una empresa neuquina logró un gran desarrollo en pocos años. La compañía trabaja para las principales operadoras de Vaca Muerta, pero también gana terrero en Río Negro. Tiene tres bases operativas: Neuquén, Añelo y Catriel.





Movimiento de suelo, es una de las principales actividades que realiza Ingeniería Brava.

Movimiento de suelo, es una de las principales actividades que realiza Ingeniería Brava.

A los 26 años, Juan Cruz López le dio vida a Ingeniería Brava, una empresa creada para brindar soluciones integrales al sector hidrocarburífero, especialmente en Vaca Muerta.

La firma tiene sede central en Neuquén, en un edificio ubicado en el Paseo de la Costa, posee tres unidades de negocio bien marcadas: movimiento de suelo, servicios petroleros y obras.

La firma trabaja con las principales operadoras de los no convencionales pero también presta servicios en Río Negro. El año pasado ganó una importante licitación en Medanito, uno de los yacimientos históricos de la provincia rionegrina. Allí hay más de 35 operarios.

Después de 12 años de experiencia, la empresa está consolidada y cada vez presta más servicios. Integrar distintas ramas de la demanda en el sector es clave para mantener y aumentar la cartera de clientes. Así lo explica el ingeniero industrial, Juan Cruz López.

“Nosotros complementamos todo lo que hacemos, le brindamos una solución integrada al cliente. Quizá entramos por una obra y ya nos quedamos con distintos servicios. A esto también nos lleva el propio cliente que busca empresas que puedas dar soluciones integrales”, contó el fundador de la compañía.

Brava también tiene sede en Añelo y en Catriel, dos plazas con mucha actividad para la firma. López cree que la razón del crecimiento de la pyme, hoy con 100 empleados, es el conocimiento de la zona y la relación con los diversos actores. “Es importante tener cintura para manejar muchas situaciones, conocer a los gremios, tener conocimiento político del lugar. Creo que ser de la zona es un valor agregado”, destacó.

Actualmente, Brava tiene más de 10 personas en Plaza Huincul, 30 en Añelo -Loma Campaña- , 35 en Catriel -Medanito- y otros tanto en Neuquén capital donde prestan servicio para otras empresas.

En números

2008
fue el año de la creación de la empresa. Comenzó como un proyecto para obras civiles.
100
empleados aproximadamente tiene hoy la firma neuquina. La mayoría ubicados entre Añelo y Catriel.


“Venimos en constante crecimiento. Si bien el congelamiento afectó , creemos que este 2020 habrá muchas oportunidades de crecimiento”. El DNU 566 que impulsó el expresidente Mauricio Macri generó un estrés financiero que llevó un tiempo de resolver.

Uno de los trabajos más importantes de la compañía fue con YPF LUZ. Fue la construcción de un ducto desde las centrales térmicas hasta la toma de agua en el río, en Añelo. Para esa obra, cortaron el río con un desvío para poder realizarla. Esto permite refrigerar todos los equipos. Ese agua, luego de pasar por el circuito térmico, se utiliza para la fractura.

En 2008, López que trabaja en relación de dependencia, decidió arma Brava luego de visualizar un déficit en la demanda. “Había pocas empresas de servicio chicas especializadas. Hay muchos beneficios para que las grandes operadoras comiencen a confirmar más en las pequeñas empresas”, destacó.

Juan Cruz López, en la base operativa de Neuquén.

La caída de la actividad afectó en las inversiones de la firma

El congelamiento que decretó el expresidente Mauricio Macri en agosto de 2019 -duró hasta mediados de noviembre- pasó factura en la economía de Ingeniería Brava, literalmente.

Una de las principales políticas de las operadoras fue demorar el pago de facturas. La mayoría que pagaban a 30 días, comenzaron a hacerlo a 90 días. Es decir que en los primeros meses se generó un estrés financiero que impactó en la empresa.

“Tuvo un fuerte impacto en la parte financiera. Los grande clientes postergaron los pagos, creo que la mayoría de las pymes locales sufrieron un estrés financiero. Nosotros venimos trabajando bien y muy sólidos en ese sentido, por eso no nos tomó por sorpresa”, contó López.

El principal efecto fue la demora en algunas inversiones que tenía prevista la empresa. “Luego la rueda volvió a girar normalmente y todo mejoró”, agregó.

Si bien el congelamiento caducó a mediados de noviembre, muchas operadoras continúan con esta modalidad de pago.


Comentarios


Crecer a base de nuevos servicios