“Cristina capitana”



Consecuente con su política de negar la realidad y de presentar como un rutilante éxito lo que no fue más que un humillante papelón internacional, el gobierno ordenó que la fragata “Libertad” fuera recibida en triunfo, con fuegos de artificio, por una multitud exultante en el puerto de Mar del Plata. La campaña de movilización para recibir la nave incluía una bien lograda representación gráfica de “Cristina capitana”, donde ella aparecía, con aspecto de heroína de Hollywood, empuñando con pulso firme el timón de esa fragata para que tuviera un retorno a casa libre de todo riesgo. Esa imagen gráfica fue publicitada en casi todos los diarios del país en los días previos al festejo. Y durante éste, Cristina figuró como el centro excluyente de la celebración, por encima incluso de la fragata y sus marinos. Pero la realidad es cruel con el relato y por eso estamos esperando una nueva representación de “Cristina capitana”, en este caso no de la fragata “Libertad” sino del destructor “Santísima Trinidad”, guiándolo ella, con pulso firme, hacia los fondos someros de los desmantelados puertos navales de nuestro país. Ella, según la Constitución, es la máxima instancia militar de la Nación y debe hacerse cargo de las consecuencias de su política castrense en los últimos diez años de gobierno K. Ningún país del mundo puede sobrevivir mucho tiempo sin fuerzas armadas suficientes, bien equipadas y con moral elevada. Está en juego la seguridad de la Nación y de sus habitantes. Humberto Guglielmin, DNI 10.401.180 Bahía Blanca

Humberto Guglielmin, DNI 10.401.180 Bahía Blanca


Comentarios


“Cristina capitana”