Cristina planteó a Irán un juicio en un tercer país por la causa AMIA

“El proceso se haría con observadores internacionales y de la ONU”, aclaró.

AP

NUEVA YORK.- (DyN, Enviado especial) - La presidenta Cristina Fernández propuso ayer a Irán que “elija en común acuerdo un tercer país” para llevar a cabo un juicio por el atentado terrorista a la AMIA, ocurrido en 1994, que causó la muerte de 85 personas y más de 300 heridos, y cuya responsabilidad se le atribuye a funcionarios de esa nación islámica.

En su discurso ante la 65 Asamblea General de las Naciones Unidas, Fernández señaló que como Irán “no confía en la Justicia argentina” y por tanto supone que no habrá “neutralidad”, se le propone “un tercer país con las garantías del debido proceso”, y advirtió que ello permitirá “terminar con las excusas, con las coartadas” para que los funcionarios iraníes sospechados se presenten en la Justicia.

Dicho juicio, según propuso la presidenta, se realizaría “con la participación de observadores internacionales y delegados de la ONU” para poder esclarecer “un terrible atentado como fue el de la AMIA”. La mandataria realizó la propuesta ante el titular de la DAIA, Aldo Donzis, y de familiares de víctimas de los atentados, que acompañaron a la comitiva argentina.

Cristina Fernández fue la primera oradora de la segunda jornada de discursos en el recinto de la ONU y pronunció un discurso de 24 minutos, donde defendió el uso de las reservas monetarias para el pago de deuda externa, y pidió reformular los organismos de crédito. (Ver aparte)

Pero el punto central de la alocución fue su propuesta de pautar un tercer país imparcial donde se realice el juicio por el atentado contra la AMIA, que remarcó tiene “antecedentes internacionales” y subrayó que la Argentina “no busca culpables, sino que lo único que demanda es justicia y si alguien cometió un delito sea castigado”. Recordó que el esquema “no es una construcción caprichosa o fantasiosa” sino que “tiene antecedentes a nivel mundial de un juicio desarrollado, el de Lockerbie”, por el atentado contra un avión de Pan Am el 21 de diciembre de 1988, en Escocia, que mató a 270 personas.

En su discurso la presidenta también reivindicó la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, pidió reformular el Consejo de Seguridad y acusó a Gran Bretaña de “hacer uso y abuso” de su condición de miembro permanente de ese organismo para no iniciar negociaciones como lo resolvió Naciones Unidas.

La mandataria denunció las “decisiones unilaterales” adoptadas por el Reino Unido sobre la “explotación de hidrocarburos” en las aguas del Atlántico Sur, y advirtió sobre el riesgo no sólo de “depredación” de los recursos naturales de Argentina sino de una “catástrofe ecológica”.

Luego, la mandataria alertó sobre el “uso y abuso” que países como Gran Bretaña hacen de su condición de miembros permanentes de ese cuerpo para no cumplir con las resoluciones emanadas en ese ámbito.

“En un mundo con doble estándar, donde los que tienen que cumplir son sólo los países en desarrollo o países con mayor grado de debilidad, y los que pueden violar sistemáticamente el ordenamiento jurídico vigente a nivel internacional” son las naciones “dominantes”, no habrá “posibilidades de construcción de paz y mucho menos de la preservación de la seguridad”, lanzó.

La presidenta basó su discurso de ayer en ofrecer una salida al estancamiento de la causa del atentado.


Comentarios


Cristina planteó a Irán un juicio en un tercer país por la causa AMIA