Cuáles son las áreas clave que traccionan el desarrollo de Vaca Muerta

La formación llegó a los 15 bloques en la fase de desarrollo intensivo. Tanto en gas como en petróleo, la producción shale ya representa un tercio del total del país. Detalle de las 11 empresas que pisan el acelerador de los yacimientos.




Luego de un 2020 que golpeó de lleno a la industria hidrocarburífera global, local y a Vaca Muerta, la actividad en la formación shale se encuentra en un pico de desarrollo, y si bien los niveles de inversión no son tan altos como en otros años, ya son 15 las áreas que se encuentran en un nivel de actividad industrial o masiva, abarcando en ese grupo a un total de 11 compañías.

En septiembre, el último mes con datos oficiales completos de la actividad hidrocarburífera del país, Vaca Muerta hizo gala de su alta productividad. En la rama del petróleo la producción se disparó hasta los 170.000 barriles por día, haciendo que uno de cada tres barriles de crudo producidos en el país, ya vengan de la formación shale. En tanto que en el segmento del gas natural, la generación fue de 42 millones de metros cúbicos, representando un poco más del 31% de la producción total de gas del país.

Sin lugar a dudas YPF es la firma que concentra la mayor cuota de actividad a niveles industriales de Vaca Muerta, pues está presente en 7 de los 15 bloques que han alcanzado ese nivel.

Pero otras firmas también muestran un avance más que importante en el trabajo sobre la roca madre generadora, como es el caso de Shell que participa de cinco de los desarrollos masivos en marcha.

En total once compañías ya tienen sus activos de Vaca Muerta en el mayor nivel de actividad.

El desembarco de las empresas y las inversiones tiene un trayecto que recorrer antes de que un bloque pueda ser considerado o declarado en la fase de desarrollo continuo.

El esquema habitual es que una o más operadoras soliciten un permiso de exploración no convencional de un bloque que les da un plazo de cuatro años para estudiarlo. Tras ese proceso, que en algunos casos no se da, se avanza en el pedido de la concesión no convencional del área que marca que la empresa tendrá un plazo para su trabajo de 35 años.

Con la obtención de la concesión no convencional, que esta semana sumó la número 42 con el otorgamiento del bloque Bajo del Toro Norte a YPF y Equinor, las empresas deben ya comprometer una inversión y un nivel de producción esperado por un plazo inicial de cinco años.

Y es aquí en donde se dan dos situaciones: algunas empresas avanzan lentamente con esos compromisos pactados con la provincia de Neuquén como concedente, mientras que otras operadoras pisan el acelerador desde un comienzo y avanzan casi sin pausa a una fase de desarrollo masivo.


Una a una, cuáles son las áreas


De acuerdo al gobierno neuquino son nueve las áreas que se encuentran en desarrollo continuo formalmente, es decir que tras la fase piloto firmaron un segundo compromiso de inversión.

Estos bloques son Loma Campana que opera YPF en sociedad con Chevron; El Orejano que opera YPF en sociedad con Dow; Fortín de Piedra de Tecpetrol; La Amarga Chica que opera YPF con Petronas como socia; la tríada de Shell Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste; Bajada de Añelo que opera Shell con YPF como socia; y Bajo del Choique – La Invernada de ExxonMobil.

Pero hay otros bloques en los que si bien no hubo un compromiso formal, las empresas pisaron el acelerador y han multiplicado su producción e inversiones.

En este segundo grupo se encuentran las áreas de Bajada del Palo Oeste de Vista Oil&Gas; Bandurria Sur de YPF con Shell y Equinor; Aguada Pichana Este de Total Austral y el más reciente desarrollo sobre Vaca Muerta que es La Calera que opera Pluspetrol con YPF como socia.

YPF es la empresa que tienen la mayor participación en los bloques en desarrollo masivo de Vaca Muerta.

Hay un segundo grupo de áreas que tienen un nivel de actividad que las coloca en condiciones de desarrollo industrial, en gran parte por la gran actividad previa que tuvieron en el segmento del tight.

En este caso se trata de los bloques Rincón del Mangrullo que opera YPF y que en el segmento tight tiene como socia a Pampa Energía, pero no así en el segmento hacia Vaca Muerta que están encarando en estos meses.

Lindero Atravesado de Pan American Energy (PAE) es otro claro ejemplo. El bloque tuvo un más que fuerte desarrollo en tight y desde hace un poco más de un año se reconvirtió al shale oil de Vaca Muerta.

En tanto que casi como un bonus track, se puede adicionar el área El Mangrullo, de Pampa Energía, la cual si bien tiene una actividad en condiciones de desarrollo masivo en el segmento del tight, está avanzando también en el estudio de Vaca Muerta, aunque a un ritmo un poco más pausado.


Las firmas de peso


El mapa de las empresas en la fase de fuerte actividad en Vaca Muerta marca entonces que son 11 las operadoras que pisan fuerte en las tierras del shale, siendo estas YPF, Shell, Tecpetrol, Vista Oil&Gas, PAE y Total en la condición de operadoras.

En tanto que como empresas socias se encuentran la norteamericana Chevron, la malaya Petronas, la noruega Equinor, y la petroquímica Dow.

Con estos niveles de actividad, Vaca Muerta refleja datos para dejar en claro que ya no se trata de una promesa o un potencial, sino toda una realidad. A fines del 2018 la formación contaba con 4 bloques en desarrollo masivo.

La producción de Vaca Muerta viene desde hace meses batiendo consecutivamente sus máximos niveles de producción y poniendo al tope la capacidad de transporte.

En el primer semestre del 2019 se vio un pico de actividad cuando se duplicó ese nivel y se llegó a los 8 bloques.
Seis meses más tarde, a principios del 2020 cuando comenzó la pandemia por el coronavirus, Vaca Muerta ya contaba con 11 desarrollos en la categoría intensiva.

Marcando ahora que, con sus 15 bloques en esa condición, la cantidad de desarrollos masivos sobre Vaca Muerta creció un 275% en un poco menos de tres años y con una pandemia de por medio.


Los detalles de producción de los principales desarrollos


Entre las 15 áreas que actualmente muestran un nivel de actividad consistente con una estado de desarrollo masivo en Vaca Muerta, tres están netamente centradas en la producción de gas natural, 10 en la extracción de petróleo y 2 tienen una producción principalmente de gas, pero por su ubicación también obtienen una gran cantidad de petróleo.

De acuerdo a los registros oficiales de la secretaría de Energía de la Nación de septiembre, en el caso del gas el principal desarrollo fue Fortín de Piedra, de Tecpetrol, con una generación de 15,05 millones de metros cúbicos por día de gas y 5.613 barriles de crudo por día que generó con 77 pozos en marcha.

La Calera, operada por Pluspetrol, se coló como el segundo bloque en gas. Este nuevo desarrollo arrojó 4,11 millones de metros cúbicos por día y 6.885 barriles de crudo con apenas 26 pozos en producción.

Aguada Pichana Este (APE) de Total Austral dio 3,8 millones de metros cúbicos con 42 pozos en operación, mientras que El Orejano de YPF produjo 3,72 millones de metros cúbicos.

En el caso del petróleo Loma Campana de YPF lidera por lejos el segmento con 46.501 barriles por día y sus colosales 630 pozos en producción. Le siguen La Amarga Chica, también operada por YPF, con una producción 34.909 barriles por día y 90 pozos; y Bandurria Sur (YPF) con 19.032 barriles por día y 39 pozos.

Las tres áreas de Shell que operan juntas –Sierras Blancas, Cruz de Lorena y Coirón Amargo Sur Oeste– generaron 14.791 barriles por día con 51 pozos en marcha.

Bajada del Palo Oeste, de Vista Oil&Gas, alcanzó los 19930 barriles por día pero en una generación que suma también pozos orientados al convencional.

Y la última área del grupo orientado a la producción de petróleo fue Bajo del Choique – La Invernada, de ExxonMobil, en donde solo son 8 los pozos en producción que generaron casi 4.000 barriles por día. El bloque en desarrollo masivo ubicado más al norte de toda Vaca Muerta.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Cuáles son las áreas clave que traccionan el desarrollo de Vaca Muerta