De Catriel a Fernández Oro, son todos objetores de conciencia

Salud Pública no cuenta con ningún ginecólogo para intervenir en un caso de interrupción de embarazo no punible.



Para un aborto no punible, una mujer de la región deber ser atendida en Roca o Bariloche.

En los 140 kilómetros de distancia en la vasta zona que va desde Catriel a Fernández Oro, salud pública de Río Negro no cuenta con ningún ginecólogo para intervenir en un caso de interrupción de embarazo no punible: todos son objetores de conciencia.

En ambas ciudades mencionadas ni siquiera tienen equipo ILE (Interrupción legal del embarazo) para actuar siguiendo el protocolo de Nación, hasta la semana 12 de embarazo.

Para realizar un aborto no punible una mujer de la región debe ser atendida en Roca o Bariloche. En Cipolletti hay tres ginecólogos, en Cinco Saltos dos y en Catriel y Fernández uno. Todos firmaron la objeción de conciencia.

En 2015 el Ministerio de Salud elaboró un sistema de actuación para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo, que en muchos casos se trata de menores que fueron abusadas.

En Cipolletti cuentan con un equipo con mucha experiencia y una gran demanda. En un informe que “Río Negro” realizó en 2018 se contaron en promedio tres interrupciones por semana .

En Cinco Saltos cuentan con dos obstetras y dos generalistas. Susana Marezi, directora del hospital dijo que están trabajando sobre las estadísticas pero que “son pocos” los casos que llegan a los centros de salud.

Río Negro cuenta con la ley provincial 4796 sobre la atención sanitaria en casos de abortos no punibles. Ningún centro de salud puede obstruir el derecho, pero los profesionales tienen la facultad de firmar una objeción de conciencia que los exime de realizar la práctica pero no de garantizar el derecho a la mujer, en este caso informando a qué lugares se puede recurrir. Muchos profesionales sostienen que hay mucha resistencia por parte de ciertos sectores de salud pública. “

“El establecimiento de salud debe suministrar de inmediato la atención de otro profesional que esté dispuesto para el procedimiento”, detalla el artículo 10 de la ley provincial. En Catriel hubo intención de armar un equipo ILE pero no se concretó. “Río Negro” intentó comunicarse en varias oportunidades con la directora Laura Leiva para conocer en detalle pero no respondió las consultas.

Lo mismo pasó con su par del hospital de Oro, Mabel Raviola, quien no brindó información.


Comentarios


De Catriel a Fernández Oro, son todos objetores de conciencia