De Neuquén a Atenas: viaje al pasado en sintonía con el presente

José Alberto Acevedo (médico cirujano) y Laura García (docente de geografía) fueron en enero a la capital griega y así lo recuerdan.



En el Partenón. “Su historia es muy interesante y rica. Fue construido varias veces. El tercero es el que conocemos”, describen.

En el Partenón. “Su historia es muy interesante y rica. Fue construido varias veces. El tercero es el que conocemos”, describen.

José Alberto Acevedo y Laura Susana García viajaron a Atenas en enero de 2020 (invierno europeo), y así lo recuerdan.

Nos establecimos en un hotel cercano a la Acrópolis. La cautivante vista del Partenón decoraba nuestra habitación, tanto con la claridad del día como con el efecto de las luces nocturnas.

La Acrópolis es el centro del casco antiguo de Atenas, con los tradicionales barrios de Plaka, y Monastiraki en su ladera norte. Al oeste de estos se encuentra el Ágora (centro de la actividad política de la antigüedad) y el Aerópago (colina donde predicó San Pablo).

Atenas es una ciudad moderna y fue mejorada para los Juegos Olímpicos de 2004. Tiene un tránsito importante y contrasta notablemente con la tranquilidad de otras regiones del país. Se extiende como un manto marmóreo sobre las colinas del terreno.

Tiene muchos atractivos y dependerá del interés de los visitantes la cantidad de días necesarios para conocerla. El Estadio Panathinaikó es un antiguo estadio de mármol. En él se desarrollaron los primeros Juegos Olímpicos Modernos (1896).

Monte Licabeto. La ciudad se extiende como un manto marmóreo sobre las colinas.

Ver la ciudad desde su punto más alto, el Monte Licabeto y poder apreciar el atardecer desde la explanada de la pequeña iglesia de San Jorge es un evento particular y esperado por muchos. Los turistas, con sus cámaras fotográficas (desde celulares hasta equipos profesionales) aguardan ansiosos este acontecimiento.

Hay muchos templos cristianos ortodoxos distribuidos en la ciudad. Conocimos la catedral católica de San Dionisios (donde en 1962 se casaran los reyes de España, Juan Carlos y Sofía). En forma contigua se encuentran los edificios de la Academia Nacional de Grecia, la Universidad de Atenas y la Biblioteca Nacional de Atenas.

La peatonal Ermou, en diez cuadras, desde la Plaza de la Constitución (oeste) hasta la Plaza Monastiraki (este), muestra una frenética actividad comercial junto a músicos callejeros, malabaristas, organilleros, vendedores ambulantes y expresiones culturales de todo tipo.

Erecteion Acrópolis era un templo griego.

La comida griega es característica (y exquisita). Solo por mencionar: ensalada griega (tomate, pepino, cebolla, queso feta de cabra, aceitunas negras, aceite de oliva y miel), moussaka (capas de berenjenas, carne de cordero picada y papas), souvlaki (pequeños brochettes de cerdo o de pollo) y pita gyro (tipo de “taco” con finas rebanadas de carne apilada cocinada en asador vertical). Infaltables: aceite de oliva, aceitunas preparadas en diversas formas y yogurt griego.

El cambio de Guardia en la Tumba del Soldado Desconocido (plaza Sintagma) tiene un atractivo único. Se lleva a cabo cada una hora todos los días. Los domingos a las 11.00 se realiza una ceremonia mayor. Los soldados (evzones) con su atuendo característico, sus movimientos y la presencia de turistas generan un ambiente especial.

El Odeón de Herodes Ático es un edificio para audiciones musicales, erigido en el año 161

La Acrópolis es maravillosa. En su ladera sur encontramos el Odeon de Herodes Ático y el Teatro de Dionisios. Sus construcciones (entre otras): los Propíleos, el Erecteion, el templo de Atenea Nike y la vedette: el Partenón. Su historia es muy interesante y rica.

El Partenón fue construido varias veces. El tercero es el que conocemos actualmente. Luego de templo de Atenea, funcionó como iglesia cristiana y como mezquita musulmana (fue usado como polvorín, siendo parcialmente destruido al explotar en 1687). En el museo de la Acrópolis (una maravilla de la arquitectura moderna) se exponen los tesoros arqueológicos encontrados en la misma.

Estadio Panathinaikó, también conocido como el Kallimármaro 

El Museo Arqueológico Nacional de Atenas es muy completo y tiene piezas de todas las épocas y de todas las regiones de Grecia (quizá Creta es la única región que conserva la mayoría de sus tesoros arqueológicos en el museo de Heraklion, su capital, y que no fueron trasladados a Atenas).

Se encuentran expresiones de la cultura de las cícladas, minoica, micénica, clásica y helénica. Sin duda, para los amantes de la historia, el poder conocerlo es la frutilla del postre de este viaje. Sobre todo si se puede visitar después de haber conocido otros yacimientos arqueológicos del país.

Un viaje al pasado en sintonía con el presente.

Vos también podés compartir tu viaje.

Buscá la foto viajera que tanto te gusta y mandala por mail a voy@rionegro.com.ar o al Facebook del Voy.


Comentarios


De Neuquén a Atenas: viaje al pasado en sintonía con el presente