El Bolsón: Deberán indemnizar a un hombre que dejaron cuadripléjico en un pub

Deberá pagar el agresor y el dueño del local bailable de El Bolsón donde ocurrió el hecho en 2012.



Juzgado Multifueros de El Bolsón. (gentileza)

Juzgado Multifueros de El Bolsón. (gentileza)

Dos hombres de El Bolsón fueron condenados a indemnizar por daños y perjuicios a otra persona a la que dejaron cuadripléjica en un ataque con arma blanca en el interior de un local bailable.

La jueza multifueros de El Bolsón, Erika Fontela, ordenó una indemnización cercana a los 4 millones de pesos por el daño moral ocasionado, la incapacidad sobreviniente y el daño psico-emocional causado a la víctima que recibió lesiones graves y ahora está imposibilitado de caminar.

Deberán afrontar el costo de la indemnización en forma solidaria, el hombre agresor y también el propietario del local bailable.

El hecho ocurrió el 18 de Febrero de 2012 cuando la víctima tenía 25 años, trabajaba en un aserradero y de manera independiente en tareas de drenaje y cavado de zanjas para instalación de gas. Con los trabajos que realizaba generaba ingresos para la subsistencia de su familia compuesta por su esposa e hijos.

La jueza Fontela al fundamentar el fallo, valoró diversos elementos probatorios que se produjeron a lo largo de la tramitación, entre ellos el informe socio ambiental, la pericia psicológica y el informe médico, el que señala que el hombre se encuentra en silla de ruedas, con disminución visual, sufre de obesidad y cuadriplejia flácida.

El informe consigna que solo puede movilizar el miembro superior izquierdo lentamente y con dificultad, en tanto el miembro superior derecho desde el codo a la mano, lo moviliza con gran dificultad. Por otro lado sus miembros inferiores tienen movilización con lentitud y dificultad. No puede pararse por sus propios medios.

Respecto a la coresponsabilidad, que le cabe al dueño del local, el fallo consigna que “el titular del local bailable o pub tiene un complejo de deberes primarios, entre los que se encuentran la prestación principal prevista en el contrato (servicio de música, escenario para el baile, pool y esparcimiento, etc.), y uno secundario que tiene que ver con velar, ello porque ni las prestaciones o servicios brindados, ni los objetos o dependientes suyos, ni la actividad, desórdenes y pasiones que genera el objeto propio de su quehacer comercial -y en el cual encuentra provecho y ganancias- provoquen daños en las personas o los bienes de sus clientes”.

El propietaria dijo que no se lo debía condenar porque “no había una relación contractual” con la víctima e hizo hincapié en el caso fortuito. El local no tenía personal de seguridad propio y contrataba policías con adicional pero al momento de producirse el ataque, se había retirado del local por la finalización de su jornada laboral.


Comentarios


El Bolsón: Deberán indemnizar a un hombre que dejaron cuadripléjico en un pub