Debutó nave que llevará humanos al espacio exterior

La exitosa misión de Orión no fue con gente esta vez. Se trató de un test de posibles viajes hacia Marte.



#

CIENCIA

CABO CAÑAVERAL, Estados Unidos (AFP).- La nave espacial de la NASA Orión, diseñada para transportar seres humanos al espacio exterior, se posó ayer sobre el Pacífico tras un exitoso vuelo de prueba no tripulado, que sirve como test a posibles misiones a Marte.

El lanzamiento se produjo a las 12:05 GMT (9:05 hora argentina) de ayer desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral (Florida). Cuatro horas y media después y tras orbitar dos veces la Tierra, la cápsula se posó suavemente en el océano a 1.000 km de las costas mexicanas de Baja California, frenada por tres inmensos paracaídas.

“Aquí está tu nuevo vehículo espacial, América”, dijo el comentarista de la NASA, Rob Navias, cuando las imágenes mostraban a la cápsula acercándose al agua. Orión es la primera nave espacial estadounidense diseñada para transportar seres humanos hacia el espacio exterior, desde las misiones Apolo que hace cuatro décadas llevaron astronautas a la Luna.

Su diseño recuerda precisamente al Apolo XI, que llegó al satélite terrestre en 1969. Como los Apolo, Orión está compuesto por una serie de cohetes principales, que la impulsan y una pequeña cápsula que constituye el habitáculo que ocuparían en un futuro las tripulaciones.

Navias describió el vuelo de ensayo como “perfecto” y como “una etapa significativa para el programa espacial” estadounidense. En su segunda vuelta en torno a la Tierra, la cápsula alcanzó una altitud de 5.800 kilómetros, casi 14 veces más la altitud a la que orbita la Estación Espacial Internacional (420 km).

Hacia las 15:23 GMT (12:23 hora argentina), Orión se despegó de la segunda etapa del cohete Delta IV y del módulo de servicio, para preparar su retorno a la atmósfera terrestre. La nave descendió a más de 32.000 km/h, 84% de la velocidad que alcanzaría una cápsula que vuelve desde la Luna. Diez minutos después, amerizó suavemente. Los controladores del vuelo dijeron que el vehículo se encontraba en condición estable y pronto sería retirado de las aguas.

Esta primera misión de Orión permite evaluar el rendimiento de la cápsula espacial ante desafíos clave como la separación por etapas del cohete, la elevada radiación, el calor abrasador (de 2.200°C) antes del amerizaje; además del funcionamiento de los paracaídas y de las computadoras a bordo.

La nave también llevaba 1.200 sensores para medir las vibraciones, las radiaciones y los niveles de ruido y temperatura.

Se estima que un primer vuelo tripulado de Orión se podrá realizar en 2021 y después esta cápsula podrá llevar seres humanos a la Luna, a un asteroide o a Marte en los años siguientes.

Para la NASA, el éxito de Orión significa un respiro pues desde la jubilación de la vetusta flotilla de transbordadores espaciales en el 2011, Estados Unidos no dispone de vehículos espaciales capaces de transportar tripulaciones. Desde entonces, el país ha tenido que recurrir a los Soyuz rusos para enviar a sus astronautas y provisiones a la Estación Espacial Internacional.

Cápsula Orión


Comentarios


Debutó nave que llevará humanos al espacio exterior