Declararon sobre un préstamo de Temes Coto a un empresario

Las razones por las que medio millón de dólares pasaron de manos de Temes Coto a Trivelloni, centro de la jornada del martes.




#

Archivo

Valentín Temes Coto entregó el dinero.

BUENOS AIRES (ABA) . - El dueño de la empresa Tala Viejo, Santiago Trivelloni, expuso sobre la entrega de medio millón de dólares que hizo Valentín Temes Coto en España durante los días en que se incautaron (en junio del 2010) más de tres toneladas de droga en cajones de manzanas dirigidas a ese país. El dinero se lo entregó Temes Coto a Vicente Trivelloni (hermano de Santiago y propietario de la firma Brantina) en efectivo, pero no pudo ser restituido porque a este último “gran parte de ese monto le fue incautado por la justicia española”, declaró el propio Santiago en una nueva jornada del juicio oral de la causa conocida como Manzanas Blancas. Vicente fue procesado por la justicia española, que investiga si Brantina era el destinatario de los contenedores y espera el juicio en libertad. La fiscalía y la querella sospechan del mencionado préstamo, por la proximidad de fechas y porque lo observan carente de las garantías que suelen tener las operaciones de este tipo. El abogado de la familia Trivelloni, Luis Lucchini, intentó despejar los interrogantes. Manifestó que las negociaciones comenzaron alrededor de abril de hace tres años, por la necesidad de Tala Viejo de financiarse, y que las condiciones que ofrecía Temes Coto, 10% de interés anual, les eran convenientes. Luego la escritura fue suspendida por “problema con los títulos”. Pese a ello, Temes Coto realizó igual el desembolso por un “mal entendido” respecto del momento en que el documento se iba a firmar en la Argentina. El letrado afirmó que se tomaron los recaudos para la devolución de los 500.000 dólares mediante pactos de retroventa de chacras de Tala Viejo, pero estalló la cuestión judicial. Trivelloni comentó que entonces se reunió con Temes Coto quien expresó “estar consternado, que no sabía cómo le pudieron poner algo así, y que el problema estaba en unas personas que estaban exportando a Canadá, mencionando a Jacques Joubert y Gustavo Valdez”. Sobre este último, Trivelloni le dijo al Tribunal que, en marzo de 2010, le ofreció comprarle fruta por un valor muy alto, lo que le llamó la atención, pero como había un remanente en el galpón de Raúl Moretti de Allen se le vendieron manzanas Royal Gala. Los ex empleados de Allen del procesado Nelson Hinricksen coincidieron en la audiencia del lunes en que Joubert y Valdez estuvieron en el galpón removiendo fruta y sacando fotos. En relación con los cargamentos, durante su indagatoria, Temes Coto había afirmado que su encargado de logística en Frutol, Oscar “Cacho” Fresno, le había dicho que tenía cinco contenedores reservados por la firma Tala Viejo, pero como no había la fruta suficiente Coto aceptó realizar la exportación a cuenta de Frutol. Trivelloni sostuvo no recordar que Coto le haya expresado tal cosa, pero no lo descartó dado que “en muchas oportunidades por los contenedores de Tala Viejo se exportó producción de Frutol”. Trivelloni y su defensor aseguraron no conocer a Claudio Maidana, ex secretario de Temes Coto y también imputado. Además testimoniaron los funcionarios del Senasa de Villa Regina Héctor Kreff y José Pugliese. El primero señaló que se verificaron las cajas de los tres contenedores en cuestión y que se suele revisar alrededor del 25 % de la carga, mientras el segundo admitió que en los últimos años se tomaron mayores medidas de seguridad. Previamente, el allense Rodrigo Fernández, ex asistente técnico en el empaque de Hinricksen, declaró que no notó nada extraño y que realizó el precertificado de acuerdo con los cánones normales.

Juicio por el caso “Manzanas blancas”


Comentarios


Declararon sobre un préstamo de Temes Coto a un empresario