Degradación

Análisis



Las crisis suelen degradar los sistemas de decisiones. Esto es así tanto en el ámbito privado como en el público.

Y para muestra de esto último está la determinación que adoptaría el Concejo de Educación de implementar la promoción automática como medio de salvar en parte el daño que a la educación inflige la crisis fiscal. Si se plasma esta medida, el Estado nivela hacia abajo. Y también comete una injusticia. Veamos.

Al establecer la promoción en los 4 ó 5 puntos logrados como promedio por los alumnos, baja la exigencia de excelencia educativa. Es decir, ante la falta de calificaciones en el tercer trimes-tre -lapso dominado por paros- no se le ocurre otra cosa que salvar el año emparejando lo regular con lo bueno.

Y todo salvado. A menos a criterio del Estado.

Y con esta eventual decisión el Estado sienta además un precedente inquietante, ya que ese nivelar hacia abajo se proyecta como el método al que cabe pensar que apelará el Consejo de Educación ante situaciones complejas del sistema educativo que deriven en paros por tiempo indeterminado.

Siguiendo este razonamiento, no es aventurado estimar que - debido a que la crisis fiscal costará años doblegarla- es muy posible que se retroalimente la colisión entre docentes y gobierno.

Nada es descabellado en este sentido. Mucho menos en Río Negro. En consecuencia, es factible que los paros por tiempo indeterminado no se pongan en marcha en el tercer trimestre, sino mucho antes. Conclusión: los alumnos serían así promovidos con las calificaciones de un solo trimestre o quizá de sólo algunas semanas de clase.

Así las cosas, el Estado estaría -vía el servicio educativo- emitiendo incluso señales y decisiones absolutamente desfavorables para fortalecer la misión de ese sistema. Es decir, desde el sitio donde es dable esperar aportes para la formación de ciudadanos, se proyectarían decisiones que dan por tierra con ese rol.

O, en otros términos, desde el sistema educativo se alentaría el nivelar hacia abajo con tal de salvar las papas.

En fin, mucha degradación.


Comentarios


Degradación