Delincuentes sorprendieron a anciana mientras dormía

#

Los ladrones entraron en una casa de Chacabuco al 1200, en la zona residencial del centro de Roca

Planificado asalto en Roca

ROCA.- “Dame la plata del viejo”, le repetían los delincuentes a Rosa D’Angelico mientras la retenían y le daban cachetadas para que les indicara dónde guardaba sus ahorros. La mujer de 80 años, una inmigrante italiana radicada hace más de 40 años en Roca, sólo atinó a implorarles que no la maltrataran y sintió que los asaltantes “se calmaron” cuando ella les prometió que les entregaría todos sus ahorros: 1.000 dólares y 10.000 pesos que atesoraba con el plan de visitar a sus hermanas en Italia. Ningún aspecto del atraco, ocurrido en la madrugada del martes en una casa de Chacabuco casi Rohde, en el centro de la ciudad, quedó librado al azar. Los delincuentes sabían que en esa casa había dinero y que la mujer había quedado viuda hacía poco tiempo. También previeron no dejar huellas y usaron en todo momento guantes de jardinería. El encargado de retenerla, además, se cubrió el rostro con un pañuelo. Para anular cualquier intento de defensa de la mujer, cortaron la luz y el cable del teléfono y le arrebataron el celular. Y cuando se fueron, con una costosa valija cargada con plata, joyas, sábanas, toallones, ropa, perfumes y hasta botellas de vino, dejaron a la mujer encerrada y se llevaron las llaves. Por fortuna no pudieron trabar una de las puertas laterales, por donde salió Rosa poco después y pidió auxilio a sus vecinos. “Ni a mi peor enemigo le deseo lo que viví, la pavura, el miedo de pasar una hora y media encerrada con dos delincuentes, sin saber lo que me iba pasar. Me llevaron todo lo de valor, pero agradezco estar viva y se que Dios les va a hacer pagar por lo que hicieron”, dijo la anciana a “Río Negro”, aún conmocionada. Los asaltantes entraron por la ventana de su habitación. Ella despertó cuando oyó un ruido en la persiana y lo siguiente que vio fue a un hombre de más de 30 años que se abalanzaba sobre ella, le tapaba la boca y le advertía: “Quedate quietita”. La mujer asegura que los autores no son improvisados y que supieron identificar claramente los efectos de valor. “Revisaron los perfumes y sólo se llevaron los importados”, contó como ejemplo de su conclusión.

Hebe Rajneri


Comentarios


Delincuentes sorprendieron a anciana mientras dormía