Boca: la mística, el fenómeno Langoni y un nuevo día en la cima

El Xeneize apeló a su garra y se valió de un gol de su nueva estrella para vencer en La Plata a Gimnasia por 2 a 1, y se trepó a la punta del campeonato cuando apenas resta una fecha para el final.





Sin concesiones. El equipo de Hugo Ibarra debía vencer en el Bosque, no sólo para recuperar la cima de la Liga Profesional, sino también para reafirmar una identidad, un estilo histórico, una marca indeleble en el ADN xeneize: ganar a lo Boca. Sólo así el Mundo Xeneize está en armonía.

“¿Presión? Presión teníamos hace unos meses atrás…”, dijo a la salida del estadio platense el DT xeneize, que supo esquivar las miradas de desconfianza tras el fin de la era Battaglia, cuando agarró las riendas de un equipo que no daba respuestas. En la segunda mitad de la Liga todo cambió.

La victoria 2-1 sobre el derrumbado Gimnasia (sacó un punto de los últimos 12 en su estadio) le permite a Boca ser dueño de su destino en el campeonato, al que sólo le falta una fecha para el final. Supera por un punto a Racing en la tabla, que aguardó esperanzado por una mano del Lobo, luego de su sufrido triunfo 1-0 sobre Lanús el pasado martes, con un gol de Enzo Copetti.

Si se habló de que el tanto del ‘9’ académico al Grana podría significar un título, qué decir de la conquista de Luca Langoni, el nuevo joven maravilla de La Ribera y sostén de la ilusión Xeneize, que una vez más salió al rescate de su equipo en los momentos más apremiantes.

Langoni, autor del 2-1 contra Gimnasia que le significaron a Boca tres puntos de oro en la lucha por el título, ya había aportado una cosecha similar ante Atlético Tucumán, el día de su rutilante aparición con dos tantos, para darle vuelta el partido al Decano. También lo hizo ante Colón, Godoy Cruz y contra Sarmiento hace dos fechas.

Langoni, que lleva siete goles en diez partidos en la primera de Boca, le regaló al equipo de Ibarra una docena de puntos. Los últimos tres sirvieron para que sea (otra vez) líder absoluto del torneo.
Ayer Boca se quedó con una verdadera final en el Bosque, el mismo escenario donde el 6 de octubre la barbarie se apoderó de un espectáculo que tuvo que ser suspendido. Catorce días después, Boca sigue siendo el gran protagonista, Gimnasia no.

El Lobo se quedó sin garras, principalmente jugando en casa, donde no gana desde el 15 de septiembre (2-0 a Arsenal). Demasiado para un equipo que buscaba ser campeón.

Los dirigidos por Ibarra, con mucho esfuerzo y la aparición de sus individualidades en momentos clave, se llevó los tres puntos a pura entrega y sacrificio. Atributos que hicieron que jugadores con largo recorrido y no en las mejores condiciones físicas ante un calendario apretado, no pudieran terminar el partido con diferentes molestias, como fue el caso de Darío Benedetto (apenas jugó 9’) y Frank Fabra, que antes de salir en el ST por una molestia, marcó un verdadero golazo llegando a la media hora.

El lateral colombiano bajó con el pecho un buen pase del paraguayo Oscar Romero y sacó un remate de zurda que se clavo en el palo izquierdo de Rodrigo Rey.

Gimnasia, que si bien ya se había despedido de la posibilidad del título pelea por entrar a la Libertadores 2023, supo reaccionar con un gol de cabeza de Leo Morales a los 12’.

Pero Boca echó a rodar esa mística que Juan Román Riquelme tanto se esfuerza por recuperar desde su nuevo rol, y bajo la luminaria de su nueva estrella, Langoni, sueña con ser el campeón absoluto del 2022.

Se viene ahora el domingo del morbo, donde las pasiones de cuatro grandes estarán cruzadas por los deseos, el orgullo y la conveniencia. En el último capítulo de la Liga, Boca recibirá a Independiente y Racing hará lo propio ante River, en la despedida de Marcelo Gallardo del club de Núñez.

¿Querrá el Muñeco despedirse de su brillante ciclo en el Millo con una derrota y una hipotética vuelta olímpica en sus narices?
¿Antepondrá el Rojo su orgullo contra Boca, aunque signifique ayudar a su archirrival en su pelea por el título?
Las respuestas, el próximo domingo a las 17:00, la hora señalada para una definición inédita signada por las rivalidades más históricas del fútbol argentino.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Boca: la mística, el fenómeno Langoni y un nuevo día en la cima