«Boca nunca teme luchar»: la crónica y el gol del triunfo agónico sobre Lanús que lo hace líder

Después de ganar el Superclásico, Boca volvió a festejar de la mano de Darío Benedetto y se subió a lo más alto de la tabla de la Liga Profesional.





El domingo 31 de Julio, Patronato le ganó a Boca 3-0 en Paraná. Pasó un mes y medio de ese partido, que fue de lo peor del año para el Xeneize, y desde allí no perdió más. El miércoles, a última hora, rubricó su quinta victoria consecutiva y es, por lo menos por unas horas, único puntero de la Liga Profesional.

Este Boca es un canto al pragmatismo. Venía de ganarle a River con presión, actitud y un cabezazo de Darío Benedetto, pero en el primer tiempo ante Lanús mostró muy poco. Con los cambios en el complemento, fue levemente superior a su rival y encontró otro tanto del Pipa cuando el partido se moría para subirse a lo más alto del certamen.

Cuántas veces se habló de crisis y cuánto hizo el propio campeón del fútbol argentino para que así fuera. Conflictos internos y la ausencia de una idea de juego dieron de qué hablar.

Pero en este 2022, el Xeneize sepulta las palabras con la misma facilidad con la que a veces se compra los problemas. Para ganarle hay que hacer mucho más que superarlo en el trámite, porque en las áreas, que es donde se decide este deporte, ha sido mejor que la mayoría de sus rivales en lo que va del año.

Lanús 0-Boca 1

En la primera parte, el Grana se plantó algo mejor pero evidenció las razones por las que está último: tiene escasa jerarquía en los últimos metros. Cada vez que lo llamaron, Agustín Rossi respondió con solidez. En ese contexto, la chance más clara la tuvo Boca en los pies de Oscar Romero, que erró un gol increíble.

Después de un primer tiempo para quedarse dormido adelante del televisor, Hugo Ibarra mandó a Martín Payero y Alan Varela al campo. Además entró Luca Langoni por la lesión de Briasco y apenas ingresado el juvenil obligó a una atajada de Fernando Monetti.

En ese tramo hubo una mano de Franco Troyansky dentro del área de Lanús que tranquilamente pudo ser sancionada como penal, pero que ni siquiera fue revisada por el VAR.

Cuando Boca buscaba la ventaja de la mano de Payero y la entrada de Benedetto por Vázquez, se lesionó Figal y la visita ya no tenía cambios. Por eso tuvo que ir Varela de central y el equipo de Ibarra se desordenó y no pudo sostener la pelota.

Cerca del final se le pelaron los cables -como todos los partidos- a Carlos Zambrano. Un rival lo fue a presionar y apenas lo empujó de atrás, pero el zaguero peruano le revoleó una patada que fue sancionada como falta por Facundo Tello, quien apenas sacó amarilla. El jugador de Boca, que suele hacer este tipo de cosas, se salvó de la expulsión.

Todo indicaba que sería empate contra el último y la oportunidad de ser puntero se escapaba como arena entre los dedos.

Sin embargo, sobre los 44’, Fabra armó una jugada fenomenal por izquierda, dejando rivales en el camino como si fuera un trámite. El lateral colombiano, que en defensa había tenido otro partido para el olvido, le sirvió el gol a Benedetto, que estuvo en el momento justo y en el lugar indicado para mandarla a guardar.

De ahí en más, los pocos minutos que quedaban corrieron hasta el pitazo final. La victoria tiene otro sabor porque fue agónica, con un jugador menos (prácticamente) e inmediatamente posterior a ganarle a River.

Lo que viene
El torneo está muy lejos de haber llegado a su fin.
De hecho este jueves podrían pasarlo Atlético Tucumán y Gimnasia si ganan sus respectivos partidos.

Todavía queda mucho camino por recorrer y la forma que tiene Boca de jugar hace que el éxito nunca esté garantizado. Pero este equipo ha dado muestras de que, como dice su histórico “himno”, Boca nunca teme luchar.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Boca nunca teme luchar»: la crónica y el gol del triunfo agónico sobre Lanús que lo hace líder