Descubren en Neuquén al titanosaurio de mayor antigüedad

Es una nueva especie que habitó hace 140 millones de años sobre el actual valle medio del río Limay, en la Patagonia Norte, entre las localidades Picún Leufú y Piedra del Águila.




Una nueva especie de dinosaurio que habitó en Neuquén hace 140 millones de años de antigüedad es la evidencia de que los titanosaurios se originaron a comienzos del periodo Cretácico. Los restos fósiles se hallaron sobre el valle medio del río Limay, en la Patagonia Norte, entre las localidades Picún Leufú y Piedra del Águila. Se encontraron en afloramientos de la Formación geológica conocida como Bajada Colorada que exponen sus rocas color rojizo a quienes se dirigen a Bariloche por la ruta 237.

El descubrimiento empezó en el año 2010. Paleontólogos del Conicet pertenecientes al Área de Paleontología de la Fundación Azara y la Universidad Maimónides, Buenos Aires, como Pablo A. Gallina, y Juan Canale, del Laboratorio de Investigación del Museo Municipal “Ernesto Bachmann”, de Villa El Chocón, Neuquén, venían trabajando en diversos hallazgos que incluyen tanto dinosaurios herbívoros de cuello largo como carnívoros de diversos tamaños, que datan de principios del Cretácico, hace alrededor de 140 millones de años atrás.

En el año 2014, Jonatan Aroca, técnico del Museo Municipal “Ernesto Bachmann” encontró los primeros restos de un nuevo dinosaurio al pie de una barda rocosa. Allí se reconoció la escápula como primer hueso evidente, y se la extrajo. Por cuestiones de tiempo no pudo avanzarse con la excavación esa temporada y se continuó al año siguiente. Una vez extraídos los materiales y luego de ser preparados y limpiados técnicamente en el laboratorio del Museo choconense, pudo determinarse que se trataba de una nueva especie de saurópodo titanosaurio.

La nueva especie fue nombrada como Ninjatitan zapatai. El nombre propuesto hace alusión a dos personas sumamente importantes en relación al trabajo que vienen desarrollando los autores. Una de ellas es el paleontólogo Sebastián “Ninja” Apesteguía, quien lideró las primeras exploraciones a Bajada Colorada y realizó diversas e importantes contribuciones a la paleontología de vertebrados cretácicos de nuestro país. La otra, el técnico Rogelio Zapata del Museo “Ernesto Bachmann” de Villa El Chocón, quien realiza los trabajos técnicos, desde la extracción en el campo hasta la limpieza y preparación de los fósiles para su estudio.

Gallina es investigador del CONICET y se ha enfocado sus proyectos de investigación al estudio de los dinosaurios de principios del Cretácico. Canale, paleontólogo, es investigador de CONICET y docente en la Universidad Nacional de Río Negro, y desarrolla investigaciones en dinosaurios Cretácicos en el Museo “Ernesto Bachmann” de Villa El Chocón, especializándose en diversos grupos de dinosaurios carnívoros. Otro integrante del equipo es el doctor José Luis Carballido, paleontólogo, que desarrolla investigaciones en dinosaurios en el Museo “Egidio Feruglio” de Trelew, especializándose en el estudio de las relaciones de parentesco de distintos grupos de dinosaurios saurópodos.

El trabajo fue publicado en el último número de Ameghiniana, que es la revista científica mejor rankeada de nuestro país y la segunda de paleontología en toda Latinoamérica. El material estudiado de este nuevo dinosaurio incluye tres vértebras (dos del lomo y una del comienzo de la cola), una escápula (omóplato), un fragmento del fémur y una fíbula (peroné).

Los restos fósiles del dinosaurio herbívoros estaban en la zona que afloran rocas de unos 140 millones de años de antigüedad, pertenecientes a la unidad geológica conocida como Formación Bajada Colorada, depositada en una época en la que, como aún no existía la cordillera de los Andes, y el océano Atlántico recién comenzaba a esbozarse. La región de Neuquén era bañada por el océano Pacífico.

“Muy poco sabemos de los inicios más tempranos de la gran época de los dinosaurios del Neuquén y, recién en estos últimos años, los hallazgos procedentes de Bajada Colorada comienzan a mostrarnos unas primeras pinceladas sobre cómo eran las faunas de ese momento. Aun en otros lugares del mundo la información acerca de los ecosistemas de primeros momentos del Cretácico es bastante escasa, lo que aumenta considerablemente la importancia de la información que brinda esta localidad”, explicaron los investigadores en un comunicado.

También señalaron que se trata de “los restos más antiguos del grupo de los titanosaurios, permitiéndonos dar sustento a las ideas de un origen sudamericano para este grupo particular de dinosaurios saurópodos a comienzos del Cretácico. Además aumenta el conocimiento sobre la diversidad de dinosaurios de este intervalo de tiempo de la cual, como se comentó, se conoce muy poco”.


Comentarios


Descubren en Neuquén al titanosaurio de mayor antigüedad