Desestiman una denuncia contra una jueza de familia de Bariloche

La acusaron de haber actuado con "arbitrariedad". Pero por unanimidad, el Consejo de la Magistratura consideró que la sentencia  era "debidamente motivada y fundada en derecho".




Los integrantes del Consejo de la Magistratura desestimaron por unanimidad la denuncia de un hombre contra la jueza de Familia, Marcela Pájaro, por haber actuado “con arbitrariedad”.

Todo comenzó cuando una mujer pidió una autorización para viajar con sus pequeñas hijas a Estados Unidos por 90 días argumentando que su padre atravesaba una enfermedad terminal.

“Son tres ciudadanas estadounidenses que salieron de su país porque el padre fue deportado por antecedentes penales. Vienen a Argentina con la promesa del hombre de que podrían viajar a Estados Unidos las veces que fuera necesario”, relató Griselda Ingrassia, la abogada de Pájaro.

Recalcó que este Juzgado de Familia tramitó 46 pedidos de viajes por parte de padres en conflicto, en los últimos 3 años. “Solo esta persona no regresó pero eso no es algo que pueda controlar un juez. En este caso, el padre se negaba pero por las actuaciones se consideró que era lógico otorgar ese permiso”, advirtió Ingrassia.

Recordó también que una vez que salió la resolución, se venció el plazo de la apelación. “Escalada no presentó la apelación; de modo que quedó firme el permiso para salir del país. Con el correr de los días, se descubrió que el pedido de apelación se presentó en otro expediente. Pero es un problema de él y sus letrados. No del juzgado”, resaltó la abogada.

Según el informe de Juan Manuel Montoto Guerrero, el auditor que nombró el Consejo de la Magistratura para analizar esta denuncia, “la sentencia de Pájaro era debidamente motivada y fundada en derecho y tenía en cuenta los hechos y  las constancias de la causa”. 

Además recalca que el denunciante “desistió de apelar la decisión de la jueza no solo en el expediente donde tramitaba el  pedido de autorización para salir del país sino que tampoco apeló la resolución de la jueza en el expediente que él mismo había iniciado contra su mujer pidiendo una medida cautelar”.

Ingrassia resaltó que “el pedido de salir del país que se tramitó conforme a la ley y el denunciante no apeló. En diciembre, cuando la mujer debía volver, no lo hizo y pidió ampliar el plazo de su estadía. El juez que reemplazaba a Pájaro se lo denegó pero no volvió. Esto es una cuestión que excede a cualquier integrante del Poder Judicial”.

Insistió en que la mujer “regresó a su lugar de origen, país del que tuvieron que irse porque el hombre fue deportado por dos causas: matrimonio fraudulento y fraude. En 2017, esta mujer también presentó una denuncia contra él por violencia”.

La abogada de Pájaro explicó que “le quedaba solicitar a través de Cancillería el protocolo de restitución de menores pero esa acción le fue denegada”.

“Lo que este señor tenía que hacer es moverse internacionalmente. No sabemos por qué ha tomado esta fijación obsesiva con la doctora. Es excesiva”, concluyó.


Comentarios


Desestiman una denuncia contra una jueza de familia de Bariloche