Desocupados de Cipolletti no se sienten representados

Formaron una agrupación para pedir "trabajo genuino"



CIPOLLETTI (AC).- No se sienten representados por la Coordinadora de Desocupados de Cipolletti ni asistidos por Acción Social del municipio. Por eso decidieron unirse, para reclamar “trabajo genuino” y “asistencia”.

El “Grupo de Trabajadores Desempleados de Cipolletti” comenzó a formarse en octubre. La mayoría se conocía por haber integrado la coordinadora local y por haber compartido los momentos de espera en las instalaciones de Acción Social.

“En forma individual nos costaba un montón, dábamos muchas vueltas para llegar a algo, y siempre la bolsa estaba con pocas cosas”, contó ayer una de las integrantes.

Hasta ahora se reunieron unas doce personas, la mayoría con hijos menores de edad o desocupados. Hay vecinos de los barrios Anai Mapu, Santo Domingo, 1200 viviendas y Luis Piedrabuena, pero “las puertas están abiertas para recibir a quienes necesitan ayuda y no la consiguen”, aseguraron.

“Tal vez sea una cosa pequeña la que se logra, pero pensamos seguir juntos para exigir trabajo genuino”, afirmó ayer Rosa Antipán.

La mujer contó que a los funcionarios de Acción Social “les molesta” que reclamen juntos. Dijo que el primer día que entraron como grupo a las instalaciones de esta dependencia municipal, el secretario a cargo del área, Luis Bardeggia, los atendió y les recomendó que no se agruparan porque los iba a atender igual. “Pero yo le dije que no era cierto, porque muchas veces fuimos solos y no nos atendieron. Nos discriminan. Yo llegaba hasta la puerta de Bardeggia, y él me llamaba con alguna asistente y me hacía ir de una asistente a la otra”, indicó.

La segunda vez se presentaron a las 8,30 y el funcionario los atendió “después de las 14”, afirmaron otros desempleados de la nueva agrupación.

Todos son desocupados, pero no se sienten representados por la Coordinadora local. “Las cosas no llegaban a nosotros”, denunciaron. Una de las integrantes aseguró que la dirigente de la institución local de Desempleados les daba la bolsa de comestibles si iban a los cortes de ruta, “si no, no había nada”.

Por eso resolvieron separarse y comenzar a reclamar por su cuenta.

Una frutícola concentra protestas frente a sus puertas

VISTA ALEGRE (ACE).- Los trabajadores rurales y los obreros del galpón de Tatedetuti aseguraron ayer que permanecerán frente a las puertas de la empresa hasta cobrar los salarios adeudados. No dudaron en afirmar que “pasarán el censo” en el lugar, de ser necesario.

A pocos meses del inicios de las tareas de temporada la empresa frutícola concentra frente a sus portones al menos tres conflictos con empleados de distintos sectores productivos. Algunos grupos están apostados hace 15 días, mientras que los empleados de la zona de Belisle viven en el lugar desde hace más de tres meses.

Desde los peones rurales, el secretario general de UATRE, Carlos Figueroa, adelantó que el gremio estudia iniciar una acción similar a la que se produjo con la cerámica Zanón, donde la Justicia embargó parte de la producción para pagar los salarios atrasados de los operarios.

“El diálogo siempre existió con la empresa, pero nunca tuvimos una solución concreta”, sintetizó Figueroa. Destacó que los afectados en las chacras son unos 575 trabajadores, a quienes les pagaron anticipos en cuotas y les deben salarios; lo que ocurre también con unos 200 obreros golondrinas que la temporada pasada se fueron en su mayoría sin cobrar y que ahora “están volviendo por el pago adeudado y para comenzar la cosecha dentro de dos meses”.

Los obreros del empaque se turnan hace 15 días en guardias permanentes para exigir el pago de la post temporada -período agosto a octubre- con la amenaza de no comenzar la temporada hasta que no se les abonen los salarios atrasados.

Se trata de 128 personas -en enero el galpón tiene en total unas 400 personas trabajando en la máquinas- a las que en promedio les deben unos 500 pesos.

“Nos vienen pagando con 50 a 100 pesos cada 15 días; ahora, si no nos dan todo lo que nos deben, no vamos a empezar la temporada”, advirtieron los delegados Leopoldo Gallardo y Daniel Flores.

Junto a las carpas de los “galponeros” están las casillas de los peones rurales, quienes llevan más de dos meses frente a la frutícola. Son en total 47 peones rurales que pese a las deudas salariales que se remontan a abril pasado, continúan con las tareas en las chacras.

Con una olla popular se quejan en Regina

VILLA REGINA (AVR).- La Coordinadora de Desocupados de Regina adelantó que hoy hará una olla popular frente al municipio, para rechazar los bolsones de mercadería enviados por la provincia, por carecer de los artículos establecidos en el acuerdo alcanzado entre los desocupados y el ministerio de Salud y Desarrollo Social.

La medida fue anunciada ayer tras recibir los módulos alimentarios de la provincia, que según apuntaron los desocupados contenían una reducida cantidad de artículos.

Integrantes de la Coordinadora se movilizaron ayer hasta el municipio para expresar el rechazo a los bolsones de alimentos, que sólo incluyeron ocho productos, pero que no tenían paquetes de harina o fideos, tal como se había acordado con el titular de la cartera de Desarrollo Social de la provincia, Alejandro Betelú. En este sentido consideraron que “es una burla y una falta de respeto total, porque se envían una serie de artículos que no cubren lo que se había acordado”.

Ladrilleros reclaman en la comuna en Allen

ALLEN (AA).- Un grupo de pequeños horneros de esta ciudad inició un nuevo reclamo en la zona norte de Allen ante la crítica situación económica que atraviesan y el encarecimiento del material esencial que utilizan para la elaboración de los ladrillos.

Según comentó un integrante de la actividad consultado por este medio, el valor de la tierra que deben adquirir para fabricar el material de construcción se incrementó y además deben realizar el pago en forma inmediata durante esta temporada. “Pero nadie puede pagar ni trabajar de este modo, así que para la mayoría de los horneros chicos es como que ya se terminó el trabajo”, se indicó.

“El municipio se había comprometido a hacer un acuerdo con el dueño de las tierras, pero después no pasó nada. Ahora quieren cobrarnos siete pesos por camionada de greda, que se necesitan cinco para hacer un pisadero, y es una locura”, protestaron.

Por esta razón, pasado el mediodía de ayer, reclamaron en la comuna la intervención de las autoridades municipales para hacer frente a este conflicto y poder llegar a un acuerdo para comprar el insumo “a precios razonables”.

Recientemente entró en vigencia la nueva ordenanza destinada a regular la producción de ladrillos en esta ciudad, sancionada a principios de septiembre, tras las diversas modificaciones introducidas.

Sin embargo, algunos dejaron entrever que diversos puntos no se estarían cumpliendo, tal como la vigencia del precio base establecido para la venta de ladrillos y la instalación de nuevos hornos. Entre los puntos principales establecidos en la norma, se puso énfasis en que los productores deben contar con los requisitos para la habilitación comercial de los hornos y un período de residencia en la ciudad mínimo de cuatro años.


Comentarios


Desocupados de Cipolletti no se sienten representados