Despliegue de seguridad en los balnearios de Neuquén

Controlarán al máximo el ingreso y venta de alcohol. 120 efectivos entre policía montada, a pie y en móviles, más 45 guardavidas.



NEUQUEN- Para mitigar los hechos de violencia en los balnearios de Neuquén, la Policía neuquina puso en marcha un plan de máximo control, donde entre otras cosas se prevé limitar el ingreso de bebidas alcohólicas a los espacios públicos.

Así lo informó a “Río Negro” el comisario general Ruperto Olate, jefe de la Dirección de Seguridad de la policía provincial, quien brindó detalles sobre los operativos que se llevarán adelante durante la temporada estival. El intendente Luis Jalil le pidió a los vecinos de esta capital que tomen “conciencia” y no produzcan destrozos en estos centros de recreación estival, al tiempo que avaló las medidas de seguridad.

Los anuncios de ambos funcionarios fueron efectuados el miércoles durante el acto de apertura del operativo de seguridad que se lanzó para los balnearios de esta ciudad.

En la oportunidad, Jalil aprovechó para inaugurar obras de asfalto en la calle Gatica, que comunica al centro de esta ciudad con uno de los balnearios más populosos.

Olate adelantó que el ingreso y la venta de bebidas alcohólicas en los balnearios capitalinos “se restringirá al máximo”. Agregó que en los accesos de los tres balnearios municipales habrá personal policial y de la municipalidad con la premisa de controlar que no se ingresen bebidas alcohólicas en cantidad y que no se les venda a los menores de edad. Jalil, que en unos días deja su cargo, recomendó “respetar las ordenanzas municipales” porque “no se puede hacer espionaje para que la gente” y los comerciantes que expenden bebidas alcohólicas “no transgredan las normas”. Además hizo un llamado a la “conciencia” de los vecinos y los comerciantes para que “no engañen a las autoridades” y “respeten las ordenanzas” que rigen el consumo y la venta de estas bebidas.

Jalil se mostró ilusionado con los resultados del programa de seguridad y consideró que “en estas playas hay buena infraestructura de seguridad”.

En este marco evaluó que en su administración se consiguieron cambios importantes.

“Hace cuatro años, cuando mencionábamos el (balneario) Río Grande hablábamos de tierra de nadie. Hoy vemos cambios, le dimos control a la violencia”, se jactó.

Para el plan de seguridad, la Policía destinó unos 120 efectivos provenientes de las áreas Metropolitana -con sus departamentos de policía montada, bicipolicías y patrullas de a pie-, Tránsito y Bomberos.

La actividad de los bañistas será seguida de cerca por unos 45 guardavidas y, además, la municipalidad abocó a 50 personas para que realicen tareas de carácter logístico.

La delegación de Prefectura Naval Argentina también destinó efectivos -la cantidad dependerá de las necesidades del momento- para patrullar las costas desde el mismo río.

Además del asfalto de la calle Gatica, Jalil cortó cintas por trabajos similares ejecutados en las calles Gatica, Linares, Richieri y de la Avenida del Trabajador, cuatro arterias principales de la ciudad.

Las obras costaron alrededor de 600.000 pesos y fueron financiadas con aportes del PROMUN -en un 75%- y de la comuna local -en un 25%-.


Comentarios


Despliegue de seguridad en los balnearios de Neuquén