Dijo haber intentado frenar al perro que provocó una muerte





CIPOLLETTI (AC).- El dueño de un perro que a fines del 2007 ocasionó la muerte de un ciclista que, por intentar esquivarlo, se cayó y golpeó la cabeza, podría ser condenado a una pena de entre 6 meses y cinco años de prisión. Acusado de homicidio culposo, Ricardo Corres, comenzó a ser juzgado ayer por su accionar negligente al no tomar los recaudos necesarios en la tenencia del animal.

El juicio correccional se lleva adelante en la Cámara Segunda del Crimen, presidida por César Gutiérrez Elcaraz. La acusación está a cargo del fiscal Oscar Cid.

Durante la primera audiencia, declaró el imputado y el hijo de la víctima, Martín Barrera. Ambos dieron su visión sobre los hechos ocurridos el 22 de noviembre de 2007, cuando Juan Barrera, de 71 años, iba en su bicicleta por la calle Estrada de Cinco Saltos y un perro que se escapó de la vivienda de sus dueños lo atacó.

Según consta en el expediente el hombre esquivó la mordida del perro pastor inglés pero no pudo mantener el equilibrio sobre la bicicleta y se cayó en el asfalto. La pericia médica indicó que Barrera murió como resultado del golpe postraumático, dos días después del accidente.

Durante la audiencia de ayer, Corres relató que el hecho ocurrió cerca de las 8.45 cuando intentaba sacar el auto de su domicilio hacia la calle. Según aseguró, le pidió a su mujer que sostuviera al perro mientras él habría el portón, aunque el animal logró escapar. Siempre según sus palabras, observó a su mujer que le avisaba desde la calle que alguien se había caído. Era Barrera que, de acuerdo al relato del imputado, se habría levantado del piso y pedido un vaso de agua continuando su camino, luego de cruzar algunas palabras con Corres y su esposa.

El hijo de la víctima explicó que recibió una llamada de un familiar informándole que a su padre le dolía mucho la cabeza cerca de las 12.30 del mediodía.

Cuando llegó al domicilio, el hombre ya casi no podía hablar por lo que llamaron a una ambulancia que lo trasladó a un policlínico de Cinco Saltos y poco tiempo después al ADOS en Neuquén donde fue intervenido quirúrgicamente y falleció.

La abogada de la querella, Carla Pandolfi, dijo que el imputado «fue negligente e incumplió el deber de cuidado que tenía a su cargo en la tenencia de su perro ya que circulaba suelto en la vereda sin bozal y sin correa en violación a las ordenanzas municipales y la ley provincial 4043 de animales peligrosos».

El juicio continúa hoy, a las 10, con tres testimonios previstos y dos testigos que estuvieron después del hecho con la víctima.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Dijo haber intentado frenar al perro que provocó una muerte