Disfrutar de la tranquilidad del camping y los paisajes de los Siete Lagos

Acampar al costado de un lago es una de las opciones más elegidas de La Angostura y Traful. Los hay organizados y agrestes, para todos los bolsillos y gustos.



1
#

El atardecer, uno de los momentos más bellos al costado del lago. (Foto: fotos: Mariana fernández )

2
#

El fogón reúne a la familia y los chicos disfrutan el contacto con la naturaleza.

3
#

El camping hace las veces de centro de operaciones.

4
#

Uno de los lugares más concurridos de la localidad de La Angostura.

La pareja abrazada mirando el lago, el sol que se esconde tranquilo detrás de las montañas y va tiñendo el cielo de distintos naranjas, la familia de patos que pasa nadando y detrás, fuera de la escena, se siente chisporrotear el fuego recién encendido para algún asado.

No es la foto preparada de una publicidad, sino el instante de una tarde cualquiera en un camping de los Siete Lagos.

“Mirá lo que es esto, cuando se va toda la gente que viene a pasar el día, se pone así. Todo está quieto. La tarde y la mañana son la mejores horas”, dice Daniel mientras atiza el fuego.

Son las 20:30 en el camping del paraje Quintupuray y la “profecía” se cumple: los ruidos se apagan, la luz es leve, no corre una gota de viento y el fresco de la nochecita cordillerana obliga a sumar ropa.

La zona norte del Parque Nacional Nahuel Huapi ofrece una gran variedad de opciones para acampar, la mayoría son organizados y pagos, pero también han quedado áreas libres.

Como en las localidades turísticas de la zona, en los campings la segunda quincena de enero es la más alta de la temporada, por lo tanto la mayoría está con la capacidad al límite. Más los campings libres que, como son gratuitos, son los más buscados principalmente por los mochileros.

Pero la ventaja del camping organizado son los servicios. Cuando se está más de una noche acampando, una ducha caliente o lavar los platos con agua caliente, marcan la diferencia.

Tanto en el Parque Nacional como en Villa La Angostura y Traful hay una buena oferta de campings organizados. Las tarifas oscilan entre los $ 100 y $ 230 pesos por día por persona y la variación depende, en general, de los servicios.

Los privados suelen cobrar la carpa o vehículo aparte, pero en el Parque Nacional generalmente no.

También los vecinos

Los fines de semana si bien hay recambio turístico, la demanda crece por los vecinos de Villa La Angostura y Bariloche que eligen pasar el día o acampar una noche en los campings de la zona.

Suelen haber grupos de más de una familia, ocupando varias parcelas.

Por eso, para encontrar buenos lugares, se recomienda llegar a los campings por la mañana y los días de semana.

En la zona de los Siete Lagos no hay señal de telefonía móvil, por lo que quien la recorre queda durante varios días incomunicado. Se recomienda avisar a las familias.

Los precios

Buen movimiento, pero advierten una merma

La ocupación en los campings depende, principalmente, del clima. La primera semana del año el tiempo no acompañó, con la lluvia y frío. Pero desde mediados de enero el verano al fin apareció y volvieron los acampantes.

“Se notó menos movimiento. Nunca estuvimos llenos por ejemplos. Este año nos llamó mucho la atención la cantidad de casillas rodantes, mucho más que otros veranos. Las familias se quedan dos o tres días, o a veces más. Muchas veces la gente usa el camping como base para irse a otros lugares y volver. Pocos mochileros”, cuenta Mónica Aguiar, empleada hace 10 años en el camping Unquehue, a metros del centro de La Angostura.

En la zona de los lagos también se observa menor movimiento de mochileros, comparativamente con años atrás.

“Viene un poco tranquila la temporada, ahora mejora en la segunda quincena. El ajuste se sintió en la clase media y baja, que es el público que mayormente viaja de camping. Bajó un poco, en vez de quedarse 15 o 20 días se queda una semana o 10 días”, comenta Javier Lantz del camping Siete Lagos, en Quintupuray.

Muchos hacen “base” en un camping y de ahí se mueven a distintos lugares, como San Martín Bariloche o bien cruzan a Chile para hacer compras.

Un lugar de antiguos pobladores

“El lugar es privilegiado. Nos gusta mucho porque las parcelas son cómodas y con acceso a la playa. Es muy familiar”, cuenta Karina Catania, vecina de La Angostura que suele acampar los fines de semana en “lo de los Quintu”, como le dicen los vecinos de la villa al camping de la histórica familia pobladora del paraje, los Quintupuray.

Dentro del Parque Nacional, es uno de los más grandes, con 19 hectáreas de bosque a orillas del lago Correntoso. También, de las tres categorías de campings que conviven dentro del Parque, es el de mayor puntaje, comentó Javier Lantz, a cargo del lugar.

Ofrece dos sectores grandes de acampe, con módulos de duchas de agua caliente (dos horarios), baños, lavado y proveeduría. Hay parcelas pequeñas de 200 m² para una familia, y grandes de hasta 2.000 m² para grupos. También hay dos sectores diferenciados para mochileros o jóvenes y familias.

Fuera del camping delimitado, se encuentra la histórica hostería de los Siete Lagos, que aún mantienen los descendientes de Isidoro Quintupuray, que llegó a la zona a fines del siglo XIX.

Además de alojamiento, en la pequeña hostería rural también se venden tortas fritas, pan casero, desayunos y platos caseros.

En las inmediaciones se pueden hacer dos salidas de trekking, una fácil y otra difícil. El sendero menos exigente bordea el lago Correntoso hasta el balneario en Villa La Angostura. Tiene 23 kilómetros y es la antigua picada que usaban los viejos pobladores en invierno. Para los más entrenados, se puede hacer una caminata al cerro Montes de Oca. Son seis horas entre ida y vuelta y exige cierto nivel de preparación física.

Lo de los Quintu es un camping emblemático de La Angostura, atendido por descendientes de una de las primeras familias de la zona.

Datos

En la zona de los Siete Lagos no hay señal de telefonía móvil, por lo que quien la recorre queda durante varios días incomunicado. Se recomienda avisar a las familias.
$ 100
es el costo mínimo que debe pagar un adulto por día de acampe. Niños, $ 50. El máximo para adultos es $ 260.
$ 180
promedio cuesta alojarse en casilla rodante, dependiendo del tamaño.
$ 150
extras hay que pagar, aproximadamente, al llevar una embarcación.
Lo de los Quintu es un camping emblemático de La Angostura, atendido por descendientes de una de las primeras familias de la zona.

Comentarios


Disfrutar de la tranquilidad del camping y los paisajes de los Siete Lagos