Disputa judicial en Cataluña por la sanción de un nuevo confinamiento

En Lérida cerca de 200 mil personas volverán al confinamiento.

En Lérida cerca de 200 mil personas volverán al confinamiento.

El reconfinamiento de una región de Cataluña generó desconcierto en la población a partir de una puja judicial.

El gobierno local decidió que se vuelva a una fase de cuarentena en la localidad de Lérida y municipios aledaños, lo que afectaría a unas 200 mil personas.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia catalán intervino y vetó la medida por considerarla “contraria a derecho”, debido que una decisión así solo podría ser tomada por el estado nacional.

Lejos de cambiar su postura, el presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra, anunció que emitirá un decreto para que se cumple el confinamiento. Además, le pidió a los ciudadanos que respeten la medida más allás del revés judicial.

Torra aseguró que no entiende que “para decisiones que se toman para la salud y la vida de los ciudadanos, pueda haber obstáculos burocráticos” y que “perder tiempo es un lujo que no nos podemos permitir”.

Según la justicia, la región catalana debería solicitar al estado nacional que decrete un estado de alarma en la zona. Desde el gobierno de Pedro Sánchez lo descartaron y alegaron que cada región es competente para tomar decisiones sanitarias.

Estas idas y vueltas han dejado desconcertada a la población que no entiende si debe cumplir o no el confinamiento.

Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, la zona de Lérida registró 3.180 contagios y 137 decesos.

Aún están permitidas las prácticas de deportes al aire libre y las reuniones con un máximo de 10 personas. Los bares y restaurantes tuvieron que cerrar nuevamente sus puertas.

El Partido Popular obtuvo la mayoría absoluta en Galicia

A la hora de votar se respetaron las normas de prevención. (Foto: EFE)

En las primeras elecciones en territorio español desde que comenzó la pandemia de coronavirus, el conservador Alberto Núñez Feijóo consiguió hoy su cuarta mayoría absoluta en Galicia, mientras que el nacionalista Iñigo Urkullu se impuso con un resultado más amplio que hace cuatro años y podrá volver a gobernar en el País Vasco con los socialistas.

En este inusual contexto, las elecciones no pasaron factura a las fuerzas políticas hegemónicas en Galicia y el País Vasco, por el contrario, los presidentes de ambas regiones salieron reforzados.

Núñez Feijóo revalidó su mayoría absoluta con un 48% de los votos y 42 diputados, uno más que en 2016, y cuatro por encima de los 38 que necesitaba, escrutados el 99% de los votos.

Con su cuarta victoria y mayoría consecutiva, el líder gallego, eterno aspirante a liderar el Partido Popular (PP) actualmente en bajo el mando de Pablo Casado, logró igualar al caudillo conservador Manuel Fraga, quien gobernó Galicia entre 1990 y 2005.

En clave nacional, el Partido Socialista (PSOE) del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, sale intacto en Galicia en términos de diputados pero su candidato, Gonzalo Caballero, ha sido incapaz de erigirse como alternativa a Feijóo.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Disputa judicial en Cataluña por la sanción de un nuevo confinamiento