Dos años en suspenso por matar en la puerta de un bar

El hecho ocurrió en julio del 2015 en Rincón de los Sauces. Un vaso de cerveza fue el origen del conflicto. Consideraron que el acusado sólo quiso golpear a la víctima.



#

Jorge Suárez junto a su defensor. El imputado se declaró culpable de haber querido herirlo.(Foto: AGENCIA NEUQUÉN )

Un vaso de cerveza arrebatado cuando la noche ya estaba terminando fue el disparador de una pelea en la puerta de un bar de Rincón de los Sauces, que terminó con la muerte de uno de sus contendientes, Raúl Calizaya, de 57 años. Ayer el otro peleador, Jorge Suárez, se declaró culpable pero de haber buscado sólo herirlo, por lo que fue condenado a la pena de dos años en suspenso.

La resolución del crimen ocurrido el 23 de julio del año pasado en la puerta misma del pub Amadeus se dio ayer en el medio de la primera jornada del juicio oral al que Suárez había llegado acusado de homicidio simple.

Luego de oír al único testigo que se acercó al juicio, el fiscal Andrés Azar aseguró que en una revisión de los elementos con los que contaba, el caso debía ser reencausado como homicidio preterintencional, que es cuando el atacante busca causar una lesión a la víctima pero no la muerte, usando para ello un medio que no debería llevar razonablemente a la muerte.

Ello dado que Calizaya fue asesinado a golpes de puño y patadas, y si bien la autopsia determinó que fue un elemento firme como un palo o roca lo que produjo la fractura de cráneo fatal, ningún testigo vio a Suárez con un elemento de ese tipo, ni tampoco fue encontrado en el lugar.

Ante ese escenario los jueces Andrés Repetto, Richar Trincheri y Martín Marcovesky declararon ayer culpable a Suárez y lo condenaron a la pena acordada entre el fiscal y el defensor Pedro Telleriarte, de dos años en suspenso, ya que Suárez no contaba con antecedentes penales.

Según se supo Calizaya, conocido por sus amigos como “El Tigre” era oriundo del norte del país y había llegado a Rincón de los Sauces para trabajar en la construcción y el petróleo.

Esa noche había estado tomando en el bar y fue cuando el local estaba por cerrar que se produjo un incidente, pues Suárez le habría tratado de arrebatar un vaso de cerveza de la mesa.

Lo cierto es que en la vereda del local sólo se encontraron el joven Suárez y Calizaya. Cuando alguien dio aviso a la policía la víctima ya estaba tendida en el piso, en coma, y Suárez fue detenido apenas una cuadra más adelante.

Testigo

En un primer momento se creyó que el golpe fatal había sido dado con una puntera de acero, pero se demostró que Suárez calzaba zapatillas deportivas.

Datos

1
sola persona se presentó a declarar en el juicio que finalizó con una sentencia leve para el acusado.
En un primer momento se creyó que el golpe fatal había sido dado con una puntera de acero, pero se demostró que Suárez calzaba zapatillas deportivas.

Comentarios


Dos años en suspenso por matar en la puerta de un bar