Salud Ambiental: “Es un conflicto de orden familiar”

En relación al conflicto con la cervecería El Bolsón, el coordinador Marcos Seleiman aseguró que “hay un conflicto judicial ajeno al contexto sanitario en el cual ese organismo debe intervenir”.



#

Uno de los dueños de la cervecería reclamó en Bolsón y Bariloche.(Foto: Archivo )

Salud Ambiental: “Es un conflicto de orden familiar”

El coordinador provincial de Salud Ambiental, Marcos Seleiman, se refirió a la situación de la cervecería El Bolsón, tras la protesta de uno de sus dueños tanto en El Bolsón como en Bariloche frente a la Delegación de la Unidad Regional de Epidemiologia y Salud Ambiental zona andina.

Nosotros estamos totalmente ajenos desde el área con la situación que vive la cervecería El Bolsón. Esta empresa estaba inscripta en el registro nacional de establecimientos que se otorga a nivel federal”, explicó Seleiman.

Agregó: “La empresa llegó a una instancia judicial de confrontación en la sociedad de orden familiar que determinó que llegaran a nivel central distintos oficios que se fueron contestando en tiempo y forma por el Departamento de Legales del Ministerio de Salud, entre ellos una orden que determinaba que Juan Carlos Bahlaj, quien era el titular de la empresa no podía utilizar más el nombre cervecería el Bolsón por lo cual se le dio de baja en el registro”.

Seleiman aclaró que el organismo que coordina “no tiene ninguna relación con la situación planteada salvo lo que ataña a lo sanitario que es auditarle la empresa, inscribir los productos, entre otros, pero al darse de baja la marca se le dio la baja al establecimiento”.

Añadió también que “se contactaron personalmente con el dueño y se le sugirió inscribir otra marca, además se emitió una resolución para que la folletería etiquetas, cartelería, cajas botellas de la marca no se utilicen más”.

En referencia a la elaboración de productos sin TACC para celíacos aseguró que “ellos quisieron inscribir la empresa para esa comercialización pero nunca llegaron a reunir los requisitos para tal fin”.

Nosotros quedamos en medio de esta situación judicial que es ajena al contexto sanitario en el cual debemos intervenir, el juzgado de Lago Puelo en la provincia del Chubut tras la tramitación de un divorcio impide la utilización de la marca”, sostuvo Seleiman y recordó que en septiembre del 2015, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica sacó también de circulación los jugos y maltas de la marca, a partir de un error en el etiquetado.

A partir de una denuncia recibida en el Departamento Vigilancia Alimentaria del Instituto Nacional de Alimentos, “las cervezas artesanales, jugos y maltas, marca El Bolsón, no cumplirían la legislación alimentaria vigente por consignar en el rótulo leyendas no autorizadas para alimentos libres de gluten. Mientras que estos alimentos consignan en los rótulos el símbolo de alimento libre de gluten, la leyenda ‘sin TACC´ y el símbolo facultativo, no estaban en realidad autorizados como tales, por lo que fueron considerados productos ilegales”.

La Coordinación Provincial de Salud Ambiental y Fiscalización Sanitaria del Ministerio de Salud de Río Negro informó en esa oportunidad que el establecimiento “cervecería El Bolsón”, si bien contaba con un sector para elaborar cervezas, jugos y maltas libres de gluten, no poseía inscriptos alimentos de esas características. A partir de esta situación se realizó una auditoría en la planta elaboradora y se verificó la comercialización de productos aptos para celíacos, procediéndose a su decomiso.


Duerme en el Centro Cívico para salvar a su empresa

“Pido que intervenga la justicia federal y no la de Río Negro copada por la corrupción”, acusó Juan Carlos Bahlaj desde su camioneta estacionada en el Centro Cívico. El fundador de la cervecería El Bolsón llegó a la ciudad para dar a conocer su caso y confió que la solución es “política”.

Bahlaj apuntó contra su excontadora por haberse quedado con los libros contables de la empresa que surgió en 1983. “Van poniendo cosas a su nombre”, aseguró acerca de la fábrica que se encuentra cerrada desde junio aunque, según explicó, “en los últimos cuatro años también hubo varios vaciamientos”.

“Hoy está cerrada, sin papeles, embargada, inactiva”, describió Bahlaj sobre una marca pionera en la comercialización de cerveza artesanal y cuya sociedad incluye -además- a una empresa dedicada al rubro de la construcción.

El comerciante también apuntó contra el gobernador Alberto Weretilneck. A través de una gigantografía, vinculó al mandatario con Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri, señalándolo como integrante de una “estafa” que habría servido para vaciar la empresa y quitarle la habilitación ante la Anmat, impidiendo que pudiera seguir adelante con la fabricación de bebidas.

“Se afanaron toda la cervecería y me quedaba la tierra”, aseguró sobre un lote de 2,7 hectáreas que incluye un complejo hotelero y un restaurante en el ingreso a El Bolsón.

Es que, según la versión de Bahlaj, los ahora titulares de la marca le iniciaron una demanda por 14 millones de pesos que solo podría afrontar a través de la venta del predio.

El comerciante reconoció que aún no sabe “cómo va a terminar esto”, explicó que pidió reunirse con el intendente Gustavo Gennuso ante la falta de comprensión de parte del jefe comunal bolsonense, entendiendo que se trata de una de las últimas medidas para lograr que interceda el Estado y así recuperar su fábrica.

“No acepta las decisiones de la Justicia”

“La cervecería está cerrada porque Juan Carlos no permite que entre la gente a trabajar”, aseguró Guillermo Bahlaj, socio gerente de Cerveza Artesanal El Bolsón SRL. Según explicó a “DeBariloche”, los otros integrantes de la firma decidieron interponer una medida judicial para recobrar la posesión sobre la fábrica y argumentó que su padre se encuentra en “desacato”.

Bahlaj reconoció que su padre es socio y fundador de la empresa aunque no puede utilizar la marca. Confirmó que existe un millonario juicio en su contra “tendiente a subsanar daños y perjuicios” que generó el cierre de la planta.

También señaló que, tras un divorcio concretado hace dos años, Juan Carlos Bahlaj se encuentra obligado por la justicia a cumplir con la división de bienes conyugales, algo que todavía no se habría concretado. “Hoy se encuentra con la posibilidad de que le embarguen el predio”, añadió.

“Es una medida que tomamos para proteger los puestos de trabajo”, argumentó Guillermo Bahlaj sobre el funcionamiento de la planta cervecera en un conflicto que se trasladó al centro de Bariloche.


Temas

Río Negro

Comentarios


Salud Ambiental: “Es un conflicto de orden familiar”