Ya llegaron 12.000 trabajadores golondrinas para levantar la cosecha de frutas

Estiman que ingresaran un total de 18.000 provenientes del norte del país. Por la menor producción hay menos trabajo en las chacras. Se realizan controles exigiendo el esquema completo de vacunación contra Covid-19. Funcionarios aseguran que no hay incumplimiento.





Esta semana comenzó la cosecha de pera en la región y muchos son los golondrinas que ya comenzaron a trabajar.

Unos 12.000 trabajadores golondrinas ya están en la provincia de Río Negro para la temporada de cosecha de la fruta que se inició esta semana con la recolección de los primeros lotes de pera Williams.

Se estima para este año una cosecha más corta, con una caída en la demanda de mano de obra producto de las mermas observadas en la producción. Las primeras proyecciones estiman para este año algo más de 700.000 toneladas de peras y manzanas, volumen que representa una caída en torno al 30% respecto de la temporada anterior.

Personal de las áreas de Trabajo, Salud y de la Policía rionegrina realiza el control de los migrantes en puntos claves de acceso a la provincia para constatar el cumplimiento de las leyes laborales y las medidas sanitarias vigentes en el marco de la pandemia de Covid-19.

Jorge Stopiello, ministro de Trabajo de la Provincia, contó que ya ingresaron 181 micros con alrededor de 12.000 trabajadores que «ya están prestos para las actividades de la cosecha» y recordó que «la temporada anterior fueron 18.000 sobre los que se registraron sólo 6 casos de Covid-19».

El funcionario señaló que «estamos a la expectativa, hemos solicitado que (los trabajadores) tengan la vacunación completa, con los permisos correspondientes y los contratos de trabajo que les permiten ingresar a la Provincia». Agregó que se están «haciendo los controles, junto con la Policía, en los límites con La Pampa y Buenos Aires» y que «toda la toda la estructura está dedicada a este tema haciendo el mayor esfuerzo posible».

Datos clave

15
son los días de cosecha que se perderán en la presente temporada por el menor volumen de producción.
30%
es lo que se estima que se perdió de la producción de pomáceas en el Valle por las heladas y el granizo.

Prese a ello, se observan en algunas tranqueras de las chacras a trabajadores del norte que solicitan trabajo y que no llegan por las vías tradicionales a nuestra región.

El titular del área aclaró que este año «tenemos una cuestión distinta, que es el tráfico de los micros, que ya está liberado», y «se hace más complejo el control por eso recorremos las terminales de ómnibus para ver si hay trabajadores que viene a ver si pueden conseguir algo».

Remarcó que Tucumán es la principal provincia emisora de este tipo de trabajadores y la estimación final es de unas 18.000 personas, muy similar al número que llegó en la temporada frutícola anterior.

Por su parte Natalia Reynoso, secretaria de Trabajo, dijo que «todo se está desarrollando con absoluta normalidad, no hemos registrado incumplimientos. Al momento de ingresar a la provincia los micros tenían la documentación y quienes se trasladaron presentaron el esquema completo de vacunación, que son los trabajadores contratados de la cosecha”.

Explicó que “a diario se envían autorizaciones que son giradas a los distintos comités de seguimiento que tenemos en marcha con provincias del norte. También tenemos comités internos del gobierno de Río Negro, de los cuales participan los ministerios de Salud, Gobierno, Producción, Seguridad, el área de Transporte y por supuesto, Trabajo. Toda la información es compartida con los destacamentos camineros, como Casa de Piedra, Puente Dique y Río Colorado, a quienes se les proveen los listados de los trabajadores que van a ingresar. Allí se controlan las autorizaciones y esquemas de vacuna”.

Cabe destacar que para la temporada frutícola, los productores emplean un promedio de 30.000 trabajadores para la recolección de fruta. Poco más del 35% de esta mano de obra viene del norte del país.

Por las mermas observadas en este año, producto de las heladas primaverales y el granizo, se espera que los tiempos de cosecha disminuyan y esto impacte en los salarios finales de los trabajadores temporarios una vez terminada la temporada. Empresarios y productores arriesgan en señalar que los tiempos podrían ajustarse hasta 15 días de los que tradicionalmente ocupa la cosecha con una producción completa.


Requisitos oficiales para el sector frutícola


Cada trabajador debe tener el esquema de vacunación contra el covid-19 completo y debe contar con autorización para traslado e ingreso a la provincia.

Mayores controles sobre los trabajadores que llegan a la región.

El empleador deberá presentar la constancia del esquema completo de las vacunas autorizadas contra el covid-19 de sus trabajadores, sin excepciones. Ese documento debe incluir la lista del personal que trasladen para la Temporada de Cosecha y Empaque 2021-2022 y demás actividades productivas ante la dirección de correo electrónico: migrantes.autorización.rionegro@gmail.com; con expresa manifestación que cuentan con el esquema completo de vacunas autorizadas contra el covid-19.

Para ingresar a la provincia y la participación en cualquier actividad presencial del ciclo productivo deben tener esquema completo de cualquiera de las vacunas contra el covid-19, lo que solo se podrá confirmar mediante exhibición de Carnet y/o Pase Sanitario de la aplicación Cuidar o Mi Argentina.


Un escenario preocupante


Productores rionegrinos presentaron casi 2.000 declaraciones juradas con datos de daños en su producción y la mitad se declaró en emergencia o desastre anticipando un panorama complicado para esta actividad económica clave.

Las primeras estimaciones prevén un volumen de comercialización en torno a las 700.000 toneladas de peras y manzanas, cerca de un 30% menos que la temporada anterior. Las cifras mencionadas son solo estimaciones que se irán ajustando en la medida que avance la cosecha.

Frente a este escenario, hay que tener en cuenta los siguientes puntos.

Mano de obra: Se espera una menor demanda, en especial sobre el trabajador de campo y los que realizan labores en los galpones de empaque. Al ser una cosecha más corta, menos será la fruta para recolectar y menos para embalar. Desde los gremios se asumió que la menor cosecha afectará las horas de trabajo, pero no la cantidad de personal que deberán tomar las empresas.

Precios: Todo indica que, a menor volumen en el mercado, las cotizaciones de la fruta de calidad se dispararán, favoreciendo este escenario a aquellos productores que tienen lotes limpios de heladas y granizo. A muchos otros, le será muy difícil recomponerse económicamente del daño generado por el clima.

Economía: Los 70 millones de dólares menos que ingresarán a la región afectarán la dinámica económica del Valle. Menos sueldos, menos liquidez y menos consumo es lo que se proyecta para el primer cuatrimestre de 2022.

Impuestos: Los menores ingresos de dólares no ayudan a una leve recuperación de las alicaídas reservas que presenta el Banco Central. Por otra parte, al existir menos actividad económica, la recaudación tanto Provincial como Nacional será menor que en años anteriores.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Ya llegaron 12.000 trabajadores golondrinas para levantar la cosecha de frutas