“El ajuste que necesita aplicar Argentina es sobre el sector externo”

Entrevista con Noemí Brenta (Doctora en Economía)




Con la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional a fin de dar inicio a un posible acuerdo con Argentina, se abre un nuevo capítulo en el camino de la recomposición de la ecuación financiera del estado nacional. Noemí Brenta es Doctora en Economía, y en diálogo con PULSO se refirió a la relación del país con el organismo, y a los pormenores del acuerdo que se estima podría llegar antes de fin de año.

PREGUNTA: ¿Cuál es su primera sensación ante el arribo de una nueva misión del FMI?
RESPUESTA: Son sensaciones encontradas. Sabíamos que la misión regresaba en noviembre. El Ministro Guzmán ya confirmó que lo que se negocia es un acuerdo de facilidades extendidas. No tengo demasiadas ilusiones respecto a que ese acuerdo sea completamente heterodoxo, de hecho la visión económica de Guzmán es neo keynesiana, por lo tanto combina elementos ortodoxos y heterodoxos. Pero si tengo la esperanza, y en eso le creo al Ministro, de que el ajuste no va a enfriar el crecimiento. El ajuste es sobre el sector externo, el FMI sirve justamente para financiar los déficit de la balanza de pagos. Lo que hay que ajustar es el sector externo, que es el punto más conflictivo en cualquier economía periférica, que es el flanco más vulnerable en Argentina, y que el endeudamiento ha agravado todavía mas. Con todo ello, el sentimiento ante una negociación con el FMI, es de desazón por transitar una vez más por ese trance como país.

P: ¿Usted convalida la idea de que en 2018/19 el Fondo vino para rescatar a los capitales que deseaban salir?
R: Es muy probable. Hay que tener en cuenta que los grandes fondos de inversión, habían puesto mucho dinero en Argentina, y que al mismo tiempo manejan enormes carteras a nivel global, y contratos con la Reserva Federal en EEUU. Por lo tanto es habitual que el FMI corra en ayuda de este tipo de capitales. Sin ir muy atrás en el tiempo, es exactamente lo que sucedió con Grecia, la plata que llegó desde el Fondo fue para pagarle a los bancos, no para sostener al pueblo griego que terminó hundido.

P: ¿Le resulta casual que la nueva fórmula de actualización de haberes previsionales se anuncie la misma semana en que llega la misión del FMI?
R: Me parece que el anuncio tiene que ver con dos cuestiones. Primero, con el conjunto de medidas previas que siempre se lanzan en el trimestre anterior a la solicitud de un acuerdo con el organismo, eso es clásico. El gobierno debe tomar medidas antes siquiera de presentar la carta de intención. Por otra parte, estimo que el gobierno intenta sentar posición previa, y anticiparse a un requerimiento del organismo en materia previsional, buscando presentar el cambio de fórmula como una reforma en pro del acuerdo. Y lo cierto es que la fórmula que plantea el gobierno atada en un 50% a recaudación y en un 50% a salarios, es mejor que la sancionada en 2017.

Sin dudas el Fondo va a pedir que el gobierno vaya cerrando el déficit para recomenzar los pagos desde 2024.

P: En un contexto de alta inflación como el actual, la aplicación de la nueva fórmula ¿no implica un nuevo ajuste real al haber jubilatorio?
R: Yo estimo que a largo plazo no, porque muy probablemente el compromiso con el FMI sea que la recaudación debe comenzar a subir por encima de la inflación. El camino es reactivación, mejora en el nivel de empleo, y crecimiento en la recaudación por seguridad social.

P: ¿Qué variables restan corregir en el frente del sector externo?
R: Es una respuesta para analizar en términos de largo y corto plazo. En el largo plazo está pendiente un cambio estructural en el aparato productivo argentino. El gobierno tiene claro que el problema existe y por primera vez las autoridades del FMI lo admiten. Cristalina Georgieva, tal vez por provenir de una economía también periférica como la búlgara, entiende de que se trata una economía con problemas estructurales de debilidades en el sector externo. En el corto plazo, lo clásico es devaluar, reducir importaciones y poner freno a los movimientos de capitales. Respecto al tipo de cambio, creo que Guzmán ha manifestado que se buscará una depreciación de la moneda que vaya equiparando la inflación. El gobierno considera que el tipo de cambio real está bien y es saludable que el gobierno esté poniendo el foco en el desarrollo de cadenas productivas con potencial de sustitución de importaciones y de exportación, algo que se está intentando con los hidrocarburos por ejemplo. Para mi gusto, que es más heterodoxo que el de las actuales autoridades económicas, serían necesarias también mayores restricciones a las importaciones.

P: ¿Cree que existe un verdadero cambio de perfil del FMI o que la receta será como siempre reducción del gasto, reforma laboral y previsional?
R: Respecto a las cuentas del sector público, el Fondo va a pedir que el gobierno vaya cerrando el déficit para recomenzar los pagos desde 2024. Ya Guzmán lo ha reconocido y lo ha reflejado en el Presupuesto de 2021. Respecto a la reforma laboral, el Fondo siempre pide la flexibilización como un eufemismo para la precarización del trabajo, a fin de fortalecer la rentabilidad del capital. El gobierno sostiene que no hay margen para ello, porque la situación ya es precaria y porque no se ha demostrado que ese tipo de políticas sirvan para generar empleo, mas bien todo lo contrario. Es probable que el FMI insista, y es probable que las definiciones al respecto se posterguen para mas adelante, en especial si los pagos también se postergan.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


“El ajuste que necesita aplicar Argentina es sobre el sector externo”