El beach vóley ofrece un oasis a la vera del Limay

En un arduo año de trabajo, un pequeño grupo de personas de la federación provincial montaron tres canchas en el Balneario Sandra Canale donde se lleva a cabo una escuelita. Los protagonistas compartieron sus objetivos en una disciplina que crece.



El predio del Limay Beach Vóley permite que la familia pueda pasar cómodamente la tarde.

El predio del Limay Beach Vóley permite que la familia pueda pasar cómodamente la tarde.

El beach vóley es un deporte que crece cada año en Argentina y en la región, donde de a poco empieza a ganar terreno. Sin embargo, Neuquén no tenía un lugar específico lo es el ‘‘Limay Beach Vóley’’, ubicado en el Balneario Sandra Canale (en el final de la calle Gática).

Al cabo de 2019, la secretaria de la disciplina, encabezada por Gastón Ungar y dependiente de la Federación provincial, se puso al hombro la construcción de tres canchas en un terreno cedido por el Municipio.

Lo más importante de la creación de este predio es la escuelita que funciona como semillero para que los más jóvenes puedan acercarse a aprender y desarrollar su juego en su ciudad.

“Tener un lugar así acá es muy bueno a futuro, el objetivo es llevar a Neuquén a un podio con chicos de la escuelita. La cancha es ideal”.

Alan Onorati es uno de los profes y responsables deportivos del predio.

Los lunes, miércoles y viernes de 16 a 18; y martes y jueves de 10 a 12, las clases están orientadas a aquellos que se animan a dar sus primeros pasos en la disciplina. La edad mínima para participar es de 10 años y no tiene un límite, por lo que se aceptan alumnos de cualquier rango etario.

Actualmente, asisten entre 40 y 50 personas a la escuelita, que de a poco va sumando adeptos y fanáticos del beach vóley.

Los profesores Alan Onorati y Jesús Luján se encargan de esos turnos y son los responsables deportivos del lugar.

Los jugadores de la zona apoyaron la creación del lugar y la chance de poder entrenar ahí.

“Tener un lugar así acá es muy bueno a futuro, el objetivo es llevar a Neuquén a un podio con chicos de la escuelita. La cancha es ideal”, aseguró Onorati.

De 20:30 a 23:30 el entrenamiento es para aquellos jugadores avanzados que tienen el objetivo de prepararse para competir a nivel regional y nacional.

Todos los días de 16 a 20:30 el uso es libre con un costo de solo 100 pesos por jornada. La práctica recreativa también es una opción y los fines de semana la concurrencia supera las 100 personas.

“Para nosotros que hace un tiempo estamos en la actividad tener un predio así, de calidad, en Neuquén es excelente”.

Matías Macor es uno de los jugadores más importantes de la región.

El predio cuenta con un parador y mucho espacio para poder mirar los partidos, lo que genera un ambiente familiar y agradable para disfrutar de la disciplina.

El gran objetivo a mediano plazo es que Neuquén sea competitivo a nivel nacional y desde la secretaría aseguran que en dos años podría estar haciendo podio.

Incluir a esta sede dentro de los circuitos argentinos es otro de los anhelos. También se buscará construir un albergue para que los deportistas puedan quedarse durante las competencias.

En un año de trabajo, el terreno del Balneario Sandra Canale cobró vida con las tres canchas.

La idea es que, en un futuro, el Limay Beach Voley sea un microestadio con tribunas para disfrutar cómodamente del espectáculo.

El primer fin de semana de 2020 tuvo un torneo inaugural con la presencia de destacados jugadores y jugadoras de la región que le dieron vida a las canchas con su juego de alto nivel. La dupla Matías Macor - Héctor Vergara se consagró en varones mientras que Noelia Zapata y Andrea Ibañez lo hicieron en la rama femenina.

“Es fantástico todo lo que se logró, tener un lugar así era impensado. Siempre fue el sueño de los que amamos el beach voley y se concretó”, agregó Ruth Pacheco, árbitra de la disciplina, quien destacó el trabajo que hizo la secretaría para tener las canchas.

El dato

100
Pesos por día cuesta alquilar una de las canchas. A partir de los 10 años se permiten inscripciones a la escuelita.

Aún quedan mucho por crecer pero el beach vóley neuquino ya sentó las bases. Lo mejor está por venir.


Comentarios


El beach vóley ofrece un oasis a la vera del Limay