El bosque que se cayó al lago, en Villa Traful

Un paseo en lancha hasta el Bosque sumergido, un verdadero misterio de la naturaleza



Con una belleza que intimida a sus visitantes, Villa Traful se levanta hacia la montaña, por sobre la Ruta Provincial 65 con sus paisajes salpicados con los colores del otoño y sus atractivos llegan hasta el fondo del lago.

Allí hay un bosque sumergido, con árboles erguidos y desnudos que no pierden su estirpe. Un misterio de la naturaleza y un paseo imperdible para los amantes del buceo.

Para verlos, lo ideal contratar una embarcación. Gran parte de los casi 60 cipreses que conforman el bosque sobresalen de la superficie del agua y comienzan a hacerse visibles cuando el gomón llega a la orilla contraria de la villa. Su parte superior muestra troncos sin ramas de color blanco, desteñidos por su exposición al agua y el sol.

Cuando el bote se acerca a la zona, realiza un movimiento en círculo alrededor de los árboles para planchar el agua. Y de repente bajo el agua se ven enormes troncos y sus ramas principales.

Al llegar, se recomienda bajar en el Mirador del Traful, a 5 km del pueblo.

Estos especímenes estaban sobre la ladera del cerro Bayo, o Alto Mahuida, cuando un movimiento de tierra durante los años sesenta los arrancó de allí con piedras y todo y fueron depositadas en el fondo del lago.

"Las excursiones al bosque sumergido tienen una duración de 1.30 hs aproximadamente y un costo de $700. Somos prestadores habilitados y mientras el clima lo permita las realizamos".

Comentaron desde Traful Extremo.
(Ruta 65 Km 35. 0294 15-421-0759)

Los troncos ya no tienen follaje y parecen petrificados a casi quince metros de profundidad. A su vez, cada año, un gran número de buzos con experiencia llegan a Traful para conocer esta maravilla. Dicen que allí la luminosidad, especialmente del mediodía, permite bajar hasta las raíces.


Gentileza Paul Andrés Gonzalez

La lancha, en el paseo, también rodea los acantilados muy erosionados que forman la costa norte del lago. Enormes rocas dejan ver grietas y dirige a los turistas a una virgen que está emplazada en una de esas grutas.

Cuentan que la escultura de la virgen Stella Maris,
patrona de los pescadores, la coloco allí Ricardo Oberbichler antiguo dueño de la entonces Hostería El Rincón del Pescador, a quién se la regaló alguien del extremo sur de la Patagonia. Con Margot su esposa, muy católicos ambos decidieron ubicarla en esa gruta en el año 1974.

Al regresar hacia la Villa, el lago, parece inmenso y desde lejos se ve como se renueva la vida. Sobre la tierra otro bosque de cipreses crece para reemplazar el que cayó al agua.

100 kilómetros

Separan a la Villa de Bariloche. Está a 65 de Villa La Angostura, en el Parque Nacional Nahuel Huapi. Para llegar se toma la RN 40 SUR (ex RN237), desde la confluencia del Río Traful y el Limay. Ahí se toma la ruta provincial número 65 durante unos 35 km de ripio, generalmente en buen estado.

Comentarios


El bosque que se cayó al lago, en Villa Traful