El Brexit entra en un mar de dudas tras el fracaso electoral de May

La primera ministra británica había apostado fuerte en estas elecciones, pero no sólo no consiguió la victoria que fortaleciera su poder negociador, sino que su Partido Conservador perdió la mayoría absoluta. Ahora deberá pactar todas las estrategias.



#

A pesar de su confianza pública, el futuro de May en el poder pende de un hilo.(Foto: ap )

En un drama político devastador y surrealista, la primera ministra británica Theresa May intentó ayer seguir gobernando como si nada hubiera pasado, aunque su Partido Conservador perdió la mayoría parlamentaria y sus rivales exigen su renuncia, lo que seguramente cambiará la situación política de cara a las negociaciones del Brexit .

La elección finalizó con la destrucción de su autoridad política, posiblemente con sus días contados en el cargo, y con el camino a l divorcio con la Unión Europea más enredado que nunca.

En tanto, el supuesto derrotado, el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn, se saboreó el sorprendentemente sólido resultado y aceptó de buena gana los elogios de una base joven y revitalizada.

Los periódicos británicos lo resumieron con una palabra: Caos.

Los Conservadores basaron su campaña electoral en torno a las ostensibles fortalezas de May como una líder “fuerte y estable”, por lo que el resultado es una afrenta personal.

Pero May reagrupó filas ayer, reafirmando en el cargo a su gabinete y sosteniendo negociaciones con un pequeño partido de Irlanda del Norte sobre reforzar su gobierno minoritario.

“Obviamente deseaba un resultado distinto anoche”, reconoció May al prometer que “reflexionaría sobre lo sucedido”.

Después de entregarse los resultados de los 650 escaños de la Casa de los Comunes después de los comicios del jueves, los atribulados Conservadores de May obtuvieron 318, menos de los 326 requeridos para formar una mayoría, y muy por debajo de los 330 con los que contaban antes de lanzar su apuesta electoral.

El Partido Laborista finalizó con 262, un incremento respecto a los 229 previos, y el Partido Nacional Escocés obtuvo 35, un retroceso de alrededor de 20 escaños, lo que complica los planes del partido de propugnar por la independencia.

Este resultado podría lleva al Reino Unido a “adoptar un tono menos agresivo”, en particular sobre su reivindicación de un Brexit “duro” que implicaría la salida del mercado único, subraya el profesor Simon Hix de la London School of Economics.

“El Brexit ‘duro’ fue a parar a la basura anoche”, llegó a decir el exministro conservador de Finanzas, George Osborne.

May convocó estas legislativas anticipadas para lograr una posición de fuerza y atajar eventuales reticencias en el seno de su partido. En su lugar, “se encuentra con un crédito político muy dañado en el momento de emprender las negociaciones”, subraya Keith Featherstone, especialista de política europea en la London School of Economics.

“El resultado no deja evidentemente dudas ni para (la canciller alemana) Angela Merkel ni para (el presidente francés) Emmanuel Macron, ni para nadie. Esto cambia la dinámica”, insiste el politólogo Paul Kelly.

Doble problema

El problema para May es doble.Sin mayoría absoluta, deberá intentar formar un gobierno, lo que podría retrasar las conversaciones con Bruselas. A la primera ministra le costará también imponer su autoridad en su propio campo y corre el peligro de depender más de los euroescépticos conservadores.

“El Brexit no se pone en duda, pero las ideas del gobierno sí, además del calendario. Seguir en el mercado único podría volver a la mesa”.

Paul Goodman, diputado conservador y director de la web ConservativeHome.

La revancha de los más jóvenes

Ante la sorpresa electoral, algunos analistas apuntaron a la alta participación de jóvenes como un elemento esencial.

Los jóvenes de entre 18 y 24 años son mayoritariamente pro Unión Europea (UE) y más probable mente apoyaron al líder laborista, el izquierdista Jeremy Corbyn mientras los mayores apoyan a May y sus promesas de fortaleza en el proceso para la salida del país de la UE. Unas 32 millones de personas votaron el jueves, con una participación electoral del 69 % la mayor desde 1997. La participación entre los jóvenes fue sorprendentemente alta, del 72 % mientras que en 2015 había sido del 43%.

Datos

“El Brexit no se pone en duda, pero las ideas del gobierno sí, además del calendario. Seguir en el mercado único podría volver a la mesa”.

Comentarios


El Brexit entra en un mar de dudas tras el fracaso electoral de May