El Brote propone un taller de teatro social en Bariloche

El encuentro es todos los jueves de 16:30 a 18:30 y es gratuito. Recalcan que no es un espacio terapéutico aunque sí un curso inclusivo y de contención.



La actividad en la sala de Beschtedt y Tiscornia es inclusiva y gratuita.

La actividad en la sala de Beschtedt y Tiscornia es inclusiva y gratuita.

Cada jueves por la tarde, la asociación civil El Brote brinda un taller de teatro social gratuito. Los encuentros se extienden durante dos horas en la sala de teatro ubicada en la esquina de Beschtedt y Tiscornia.

Estos talleres que comenzaron cuatro años atrás “no son terapéuticos sino cursos de teatro”, aclaran las docentes. Fueron impulsados por El Brote que, desde hace 22 años, trabaja en teatro y salud mental.

La impulsora fue Gabriela Otero que dictaba talleres de teatro a los usuarios del área de Salud Mental del hospital Ramón Carrillo. Con los años, se consolidó un grupo que hoy, está conformado por usuarios de ese servicio que son actores y otros actores invitados.

Las docentes del taller de teatro social explicaron que la convocatoria está abierta tanto a quienes atraviesan un proceso de recuperación en Salud Mental como también a todos aquellos interesados en formar parte de una “experiencia en la que el teatro sea una herramienta transformadora”.

Este taller pretende ser un espacio de contención e inclusión para todos ya que es muy amoroso y contenedor”.

Alicia Tealdi, docente del grupo de teatro de El Brote.

Desde 2015, la Secretaría de Cultura de Río Negro apoya la iniciativa aportando las horas cátedra de una de las docentes (Alicia Tealdi); mientras que la escuela de arte La Llave coopera con la docente María Loprete (que también es artista, musicoterapeuta y psicóloga).

“Es un taller inclusivo que convoca a gente en tratamiento, otros que ahora están mejor, personas que han pasado alguna crisis emocional o una depresión y a otras sensibilizadas con el tema que quieren compartir un espacio artístico”, resumió Tealdi.

Consideró que “el teatro en sí mismo es terapéutico, como muchas artes que nos afirman en nuestra subjetividad: quién soy, qué quiero decir y cómo lo digo. Usamos las herramientas del teatro que en su esencia es grupal, contenedor, pretende que cada uno desarrolle su propio estilo, su forma de ser. No hay modelos que copiar”.

Los encuentros comienzan los jueves a las 16.30 hasta las 18.30 en sala de teatro El Brote.

Las talleristas aclararon que “este espacio está abierto ya que pretende ser un lugar de contención, excepto que asista tanta gente que no sea posible trabajar”.

“El objetivo, apuntó Tealdi, es promover la salud e integración comunitaria, abordando la formación teatral desde una modalidad inclusiva”.

Los años

4
años atrás se puso en marcha el taller de teatro social desde la asociación civil El Brote, en Beschtedt 568.

Comentarios


El Brote propone un taller de teatro social en Bariloche