El Centro de Educación Física 8 de Bariloche cumple 59 años

Los profesores cuentan que muchos chicos ingresan a la institución con 6 años y con 18, egresan para irse a estudiar a otras ciudades.

Familias enteras concurren desde hace años para realizar alguna actividad física. Abuelas que participan de gimnasia para la salud, madres que prefieren gimnasia localizada o yoga y los chicos que se abocan a cualquier otra disciplina deportiva. El Centro de Educación Física (CEF) 8 de Bariloche cumple 59 años.

“Es una institución con un fuerte sentimiento de pertenencia. Es fabuloso. A veces, los chicos arrancan con 6 años y egresan con 18 cuando se van a estudiar a otra ciudad”, sintetizó Susana Deminge, la vicedirectora del CEF 8, que arrancó en la institución allá por 2003 dictando clases de educación física infantil y luego, fue profesora de gimnasia artística.

El CEF 8 nació en 1962 como una institución nacional y en 1992 pasó a depender del gobierno de Río Negro. En ese momento, adquirió la administración de tres plantas de campamento (Lago Gutiérrez, Lago Mascardi y Los Césares).

“Nació como un espacio social de inclusión y deportivo. Las propuestas fueron variando a través de los años. Y hay que destacar el gran compromiso de los profesores, directivos y la gente que participa de las actividades. Han pasado gran cantidad de profesores por el CEF que hoy, ya están jubilados”, indicó Deminge.

La institución recibe a niños a partir de los 5 años hasta personas de 90 y las propuestas varían desde basquet, vóley, gimnasia artística, educación física infantil, yoga y gimnasia mixta, entre otras.

Luego de largos meses de virtualidad, las clases presenciales retomaron a comienzos de marzo, con la readecuación de algunos espacios y grupos más reducidos, hasta fines de abril con las recientes medidas restrictivas. “Estamos extrañando el contacto. Nos dedicamos a educar desde el movimiento y tuvimos que readecuar nuestras clases a la virtualidad. Estamos ansiosos por volver a la presencialidad. La comunidad lo expresa todo el tiempo”, señaló Deminge.

Po otro lado, el edificio se encuentra en reparación ya que, en enero, Camuzzi retiró el medidor de gas y desde entonces, no tienen calefacción. Deminge explicó que el Consejo de Educación ya instaló caloventores para continuar con las clases hasta que se concrete la reconexión del gas.

La matrícula del CEF 8 siempre se caracterizó por ser numerosa y tener una lista en espera que se va sumando a las actividades a medida que muchos chicos cambian de deporte o se mudan de barrio. En este momento, hay registrados entre 1000 a 1100 alumnos de todas las edades. “En este momento de pandemia, podemos abarcar a casi 700 pero no podemos sumar más por los espacios. Estamos acotados tanto con la obra de gas como las burbujas. La idea es de a poco, incluir más actividades”, dijo.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El Centro de Educación Física 8 de Bariloche cumple 59 años