El conductor condenado por matar a dos jóvenes había tenido dos advertencias

Carabajal Rosciani fue inhabilitado para conducir por el municipio en dos ocasiones en el que fue detectado manejando bajo efectos del alcohol.



Dos sentencias de la justicia municipal de faltas no fueron suficiente para persuadir a Matías Carabajal Rosciani que ayer fue condenado a seis años de prisión por las muertes de Rodrigo Pereyra y Celeste Domínguez.

Según se conoció, el 6 de abril de 2014 se lo inhabilitó para conducir hasta el 15 de mayo de 2014 por una infracción por alcoholemia positiva. El registro dio 0,88 gramos de alcohol en sangre. Pero Carabajal pagó la multa correspondiente y logró recuperar su licencia de conducir.

La segunda sentencia se dictó el 11 de junio pasado por conducir con 1,36 gramos de alcohol en sangre. La inhabilitación para manejar se extendió hasta el 25 de julio último. Pero Carabajal no pagó la multa y no retiró la licencia. Sin embargo, pagó el acarreo del Fiat Uno y lo pudo retirar del playón municipal.

Creo que eso es una debilidad del Estado”, admitió ayer el director de Tránsito del municipio Carlos Catini, que declaró en el juicio y aportó los antecedentes con las infracciones del acusado.

La madrugada del 9 de septiembre pasado, Carabajal manejaba alcoholizado el Fiat Uno por la avenida Bustillo, cuando chocó contra la moto, que conducía Rodrigo Pereyra, con su pareja Celeste Domínguez, que habían salido de su trabajo y regresaban a sus domicilios.

También te puede interesar: Endurecen la ley contra el alcohol al volante: el límite será de 0,2 gramos


Comentarios


El conductor condenado por matar a dos jóvenes había tenido dos advertencias