El coro municipal se expande en Bariloche

Arrancan las actividades con más propuestas en la escuela de arte La Llave destinadas a 200 personas. Este año, está previsto un taller de iniciación musical para niños de 6 a 7 años para el que todavía quedan vacantes.



Los coros realizan diversas presentaciones a lo largo del año. Foto: gentileza

Los coros realizan diversas presentaciones a lo largo del año. Foto: gentileza

Unas 200 personas formarán parte de la rica oferta de coros municipales que funcionan en la escuela de arte La Llave. Este año, se agregó un taller de iniciación musical para niños de 6 y 7 años para el que todavía hay vacantes y clases de audioperceptiva (introducción a la lectoescritura musical).

El Coro Juvenil fue el primero en ponerse en marcha en 1987 y luego, se fueron sumando los otros grupos. El coro de niños (8 a 12 años) a partir del 2006, un taller coral intermedio (hasta 13 años), un taller coral juvenil de 14 a 23 años -sin experiencia- y un taller coral de adultos sin límite de edad desde el 2009.

“El taller de iniciación musical que decidió agregarse este año obedeció a que había niños que por la edad no tenían grupo al que pudieran participar. Por eso, se generaron nuevas instancias”, resume Laura Esteves, coordinadora de los coros municipales que cuentan, a su vez, con 9 profesores.

El objetivo del taller es que los chicos se inicien musicalmente jugando y divertiéndose. “Contactarlos con la música desde el juego”, coinciden.

En el 2018, los coros también estuvieron conformados por unas 200 personas. “El número de participantes se ha acrecentado un poco en los últimos años desde que tenemos espacio propio: con la ampliación de La Llave nos dieron un aula. Hasta ese momento, funcionábamos en 8 lugares”, agrega Esteves.

En los coros municipales, aseguran los profesores, todos ingresan. “No hay una selección excluyente de voces. La gente se acerca con confianza sabiendo que tiene un lugar a donde desarrollar su voz y compartir un espacio de creación colectiva”, postulan.

Cada grupo ensaya dos veces por semana pero una vez por mes, se realiza un encuentro en el que se focaliza sobre “la cuestión humana” y sobre la expresión corporal ya que, según argumentan, “se busca lograr a través del cuerpo una mayor soltura”.

Los coros realizan gran cantidad de presentaciones ante la comunidad. Muchos de los eventos se llevan a cabo en escuelas (incluso hay visitas a parajes rurales), se organizan conciertos en La Llave y participación en eventos institucionales del municipio. También suelen generarse encuentros con otros coros.

“El espíritu del coro es que cada persona pueda trabajar con su voz y sumarla a un trabajo común”, resalta Esteves y continúa: “Por otro lado, está la trama humana que sostiene los grupos musicales desde los chicos a los adultos. Cantamos de la mejor manera posible pero ante todo, somos un grupo humano”.


Comentarios


El coro municipal se expande en Bariloche