El cuestionario de la pandemia: hoy, María Robin

A medida que nos acercamos a la “normalidad”, repasamos enseñanzas que nos dejaron estos meses de cuarentena. La invitada de hoy es María Robin, actriz, escritora y preparadora del Coro de Niños y Adolescentes de FCP.





¿Qué fue lo que aprendiste de este tiempo (puede ser una nueva actividad o un aprendizaje en lo personal)?


En este tiempo, adquirí algunas pequeñas habilidades en el cuidado de las plantas: podas, curas caseras, abonos orgánicos…


Observar el tiempo y el cambio de las estaciones en el patio es muy grato para mí.


¿Cuál fue la mejor sorpresa de este tiempo?


En un tiempo tan incierto, la mejor sorpresa o, mejor dicho, la mejor noticia, ha sido y es la recuperación de amigos y conocidos que han logrado superar el Covid.


También es una enorme alegría ver la vuelta de un gobierno democrático en Bolivia, luego del golpe de estado del año pasado, que derrocó el gobierno legítimo de Evo Morales.


¿Un cambio que te haya traído que te gustaría conservar?


Ciertas reuniones de trabajo pueden seguir haciéndose por la vía virtual. Reuniones informativas, de coordinación de actividades, pueden seguir haciéndose por esa vía.


Por supuesto, es fundamental para que esto sea posible, contar con los recursos tecnológicos y de conectividad adecuados.


¿Cuál fue la mejor sorpresa de este tiempo?


Estoy esperando con ansias volver a hacer funciones de teatro, volver a los ensayos, y a la presencialidad de las aulas en los diversos espacios de formación y práctica artística en los que trabajo. Entiendo al encuentro con otros en un mismo espacio como una condición ineludible en la construcción de un vínculo pedagógico y de una práctica creativa, de modo que deseo que pronto podamos volver a trabajar juntos, en un mismo lugar.


También anhelo volver a las reuniones con amigos, sin distancias, sin barbijos, compartiendo un simple mate, preludio de charlas necesarias para el alma. Y quisiera además compartir el espacio público sin la sospecha del virus circulando entre nosotros.


Lo que estás esperando hacer cuando todo esto termine


No creo que haya propiamente “un día después”, como un corte abrupto entre una situación y la otra. Imagino que las vacunas nos permitirán ir saliendo de a poco, en la medida en que alcancen a porciones cada vez más grandes de población.


No creo que volvamos a nuestro modo de vida previo a la aparición de la pandemia, al menos no en el futuro inmediato. Y muchos cambios que deseábamos, en un sistema que sobreexplota recursos y gente, no habrán ocurrido. Pero confío en que podamos recuperar los vínculos que quedaron “en suspenso” durante este tiempo.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


El cuestionario de la pandemia: hoy, María Robin