El desembarco de Lone Star y los vaivenes en las empresas de servicios

Varias compañías del rubro aplicaron preventivos o redujeron personal. Un fondo inversor busca comprar más firmas.



La venta de San Antonio se selló a fines del año pasado y también derivó en cambios de personal.

La venta de San Antonio se selló a fines del año pasado y también derivó en cambios de personal.

El segmento de las compañías de servicios especializados que trabajan en Vaca Muerta ha sido eje de cambios positivo y no tanto en las últimas semanas.

Dos empresas extranjeras sorprendieron con una reducción de personal tanto por medio de suspensiones, como por despidos. En el caso de Halliburton la firma hizo números finos de sus costos y según trascendió despidió a unos 40 empleados.

En la vereda de enfrente, en Schlumberger se pautó un acuerdo con el sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, al acogerse a un acuerdo de crisis que les permite aplicar suspensiones a casi un centenar de sus trabajadores.

La consecuencia de tal medida es que por un año los empleados cobrarán algo así como el 60% de su sueldo bruto. Entre las razones esgrimidas trascendió la baja de equipos para una operadora y una aparente sobredimensión del personal.

Otra empresa del rubro, Ecostim también parece haber pasado la lija por su nómina y entre fines de marzo y lo que va de este mes despidió a la mayoría de sus trabajadores con asiento en Neuquén capital.

Las suspensiones de personal generan temor entre los trabajadores pues en 2016 fueron miles los puestos que finalmente se perdieron tras esa medida.

La firma supo llegar a contar con un plantel de 120 empleados, pero según trascendidos, de momento estaría trabajando con apenas una docena de personas e incluso habría puesto en alquiler con una muy buena opción de compra el set de fractura que poseen.

En una posición diametralmente opuesta un nuevo grupo desembarcó en la zona al comprar los activos de San Antonio Internacional e incluso estuvo a punto de comprar los de Ecostim.

Se trata del fondo de inversiones Lone Star creado en Texas, que negocia hoy la adquisición de DLS Argentina, una operación que de concretarse lo dejaría como el principal proveedor de torres al unirlas con las que tenía San Antonio.

Con trayectoria en desarrollos inmobiliarios en Europa, Lone Star está representado en el país por Luis María Blaquier y Enrique Boillini, dos exfuncionarios del actual gobierno nacional que tuvieron a su cargo el manejo del Fondo de Garantía de la Anses hace un par de años.


Comentarios


El desembarco de Lone Star y los vaivenes en las empresas de servicios