El detenido dijo que quemó a la nena “por miedo”

El sospechoso de atropellar, violar y quemar a una nena de 10 años, confesó ante la policía. Sin embargo no declaró ante la Justicia en Bahía Blanca.



BUENOS AIRES (Télam).- El plomero acusado de atropellar con su auto, violar y luego rociar con combustible y quemar a una nena de 10 años, que quedó gravemente herida, en la ciudad de Coronel Dorrego, confesó a la policía que sintió “miedo” y que por eso intentó matar a la víctima. La confesión de Mauro Schechtel, de 27 años, fue incorporada a la causa a través de una declaración testimonial tomada a los policías que la escucharon, informaron fuentes judiciales.

No obstante, al ser llamado a indagatoria ayer a la mañana, el acusado se negó a declarar ante el fiscal de Bahía Blanca a cargo del expediente, Sebastián Foglia, por consejo del defensor oficial. Tras la diligencia procesal, el fiscal solicitó a la jueza Gilda Stemphelet, que convierta en detención la aprehensión del acusado, quien fue trasladado a una seccional fuera de Coronel Dorrego para evitar que pueda ser objetos de represalias.

La confesión del acusado fue dada a conocer ayer a la mañana a la prensa por el jefe de la seccional de Coronel Dorrego, capitán Marcelo Giussia. “Ayer (por el jueves) a la madrugada, Schechtel admitió el hecho y manifestó que cuando terminó de abusar sexualmente de la chica, la menor se desvaneció, le agarró miedo y decidió arrojarle el combustible”, dijo.

El jefe policial detalló que se sospecha que la roció con nafta que extrajo del tanque de combustible de su Renault 12 naranja aparentemente con una manguera que fue hallada en el lugar. “Luego incendió el cuerpo, él dice que por miedo, que tuvo miedo y que por eso hizo esto”, añadió Giussia, quien dijo que esa confesión tiene valor legal porque los policías que la escucharon declararon luego como testigos en la causa.

Por su parte, fuentes judiciales confirmaron la existencia de esas declaraciones, aunque explicaron que se trata de un indicio y no de un elemento de prueba directa, como otros que sí fueron recolectados en la causa y que son sometidos a diversos peritajes.

Los voceros informaron que en la escena del ataque, a la vera de la ruta 72, se hallaron diversos elementos comprometedores, así como también en el auto y en la casa de Schechtel.

Entre ellos, las fuentes judiciales detallaron que hay huellas de la víctima y del acusado y prendas de vestir del acusado que tienen restos de tejido que se sospecha son de la piel quemada de la niña.

“Entramos en una etapa netamente pericial para corroborar una serie de fluidos mediante el laboratorio. Hay un montón de elementos para ser peritados y estamos en etapa de lograr conclusiones de pericias que lo vinculen directamente al hecho”, dijo el fiscal Foglia. Los peritos de Bahía Blanca se hallan en contacto permanente con los médicos del hospital Garrahan que asisten a la víctima, quien tiene graves lesiones y el 60 por ciento de su cuerpo quemado.

Según las fuentes, aún no pudo determinarse con qué combustible fue rociada la nena, aunque sí le extrajeron muestras para ser analizadas en los laboratorios de la Policía Científica del partido de San Martín. Allí serán remitidos también los hisopados practicados a la niña, con el fin de determinar si quedaron rastros de semen del agresor para poder eventualmente cotejar con el ADN del sospechoso.


Comentarios


El detenido dijo que quemó a la nena "por miedo"