El gobierno insiste en el voto electrónico y presiona al peronismo

El oficialismo mantendrá el proyecto de reforma política que incluye a la BUE y busca que el PJ y el FPV paguen el “costo político” de un rechazo en el Senado.



#

Peña se reunió ayer con el correntino Colombi y suma respaldo de gobernadores a la iniciativa.(Foto: télam )

Comenzó la presión mediática por la reforma electoral, que quedó con pocas chances de ser tratada para las elecciones del 2017. El gobierno asegura que insistirá con el proyecto, que propone la Boleta Única Electrónica (BUE), e intentará hacer pagar el costo político de rechazarlo a los senadores y gobernadores del PJ. Los mandatarios provinciales que la habían apoyado públicamente ya salieron a despegarse de la decisión del bloque del FpV de bajar la iniciativa en el Senado.

“Lo que más lamentamos es que no se haya querido dar el debate, porque no es que se está proponiendo otra cosa, sino que simplemente se está negando la posibilidad de debatir”, dijo ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en conferencia en Santa Fe.

Peña aseguró no tener dudas de que “los argentinos han decidido que quieren cambiar el sistema electoral”. “Es un deber del Congreso y de la política dar una respuesta a la demanda de la sociedad, de generar un sistema electoral transparente”, afirmó.

El jueves, el FpV, tras una reunión entre los senadores del bloque y gobernadores peronistas, expresó su rechazo a la reforma porque presenta “alta vulnerabilidad”. Como tienen mayoría de la cámara, el proyecto quedó herido de muerte.

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, sostuvo ayer que no le sorprendió que el peronismo haya frenado la reforma, al considerar que con esta iniciativa se “cambian las reglas de juego de mucha gente que, con otras reglas, perdura en el poder durante muchos años”.

La gobernadora María Eugenia Vidal, la política con mejor imagen de Cambiemos, también salió a presionar. “Hace un año, la gente votó un cambio y estos proyectos pretenden avanzar hacia lo que la gran mayoría de la sociedad demanda”, dijo Vidal y pidió “compromiso” a todas las fuerzas políticas.

A contramano del bloque del FpV, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, reafirmó su apoyo al proyecto del gobierno y dijo que “negar la tecnología es querer tapar el sol con las manos”.

“Siempre fui favorable al voto electrónico porque el sistema electoral es muy engorroso y termina deslegitimando muchas candidaturas”, subrayó, y añadió: “En algún momento, más temprano que tarde, habrá que dar este debate porque mejora la calidad democrática”.

En la misma línea se mostró el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, que ratificó su apoyo y advirtió que “ese debate habría que darlo en la Cámara” alta, tras lo cual dijo ser un “convencido” de que “hay que eliminar el papel”.

La mandataria de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, y el salteño, Juan Manuel Urtubey, también apoyaron la reforma.

El oficialismo busca instalar la idea que la resistencia en la Cámara Alta proviene de los caudillos que temen perder el poder acumulado en décadas.

Lamentamos que no se haya querido dar el debate, porque no se está proponiendo otra cosa, se niega la posibilidad de debatir.

Marcos Peña, jefe de Gabinete.

Datos

El oficialismo busca instalar la idea que la resistencia en la Cámara Alta proviene de los caudillos que temen perder el poder acumulado en décadas.
Lamentamos que no se haya querido dar el debate, porque no se está proponiendo otra cosa, se niega la posibilidad de debatir.

Comentarios


El gobierno insiste en el voto electrónico y presiona al peronismo