El hombre del bosque que había secuestrado a sus hijos



PARÍS (DPA).- La policía francesa detuvo a un hombre que hace diez años secuestró a sus dos hijos y que desde entonces vivía bajo una identidad falsa en una cabaña en el bosque, informaron los medios galos. En el cartel de búsqueda de la policía el hombre parece un gurú: barba y pelo largos y raya el medio. Xavier Fortin, de 52 años, está acusado ahora de secuestro. Los hijos, Shahi´yena y Okwari, no asistieron desde entonces a la escuela sino que fueron pastores de cabras.

Fortin y su mujer, Catherine, se separaron poco después del nacimiento del segundo hijo, ya que la joven nunca se acostumbró al deseo de su marido de vivir al margen de la sociedad. Obtuvo la custodia de los niños, pero el padre podía ir a verlos de forma regular. Sin embargo, tras la visita de Navidad de 1998 Fortin desapareció con los niños. Una corte lo condenó en ausencia a dos años de cárcel en el 2005, pero no pudo ser encontrado. Catherine investigó por su cuenta y descubrió que el hombre viajaba por el sur de Francia en un camión de caballos con los dos hijos.

Después de un tiempo se asentó en un pequeño granero cerca de un pueblito junto a Toulouse. El terreno pertenece a un alemán que lo dejó quedarse gratis. A cambio el hombre realizaba trabajos manuales. Los tres vivían de forma casi autárquica. Tenían paneles solares en el tejado para la electricidad y agua de una fuente. Fortin, que tiene estudios universitarios en ciencias naturales, se ocupaba de las ovejas y cabras, ganaba de vez en cuando algo de dinero como cosechador y crió a sus hijos según su criterio, dándoles clase en casa.

Un habitante de un pueblo informó a la policía porque descubrió semejanzas entre las fotos en un cartel sobre niños desaparecidos y los jóvenes. Cuando el padre fue detenido la semana pasada, sus hijos estaban en la recolección de la aceituna en Córcega. Volvieron de inmediato y por primera vez en diez años vieron a su madre. “Fue un momento emocionante”, declaró su abuelo.


Comentarios


El hombre del bosque que había secuestrado a sus hijos