El INTA presentó un plan para proteger las tierras tomadas en El Bolsón

Lo hizo ante el juez federal subrogante de Bariloche, que se lo había requerido, cuando resolvió en septiembre pasado desestimar el pedido de desalojo de más de un centenar de familias que ocupaban el predio.

Las primeras familias ocuparon a mediados de agosto pasado un lote del INTA en El Bolsón y, después, se expandió a los terrenos lindantes. Foto: gentileza.

Las primeras familias ocuparon a mediados de agosto pasado un lote del INTA en El Bolsón y, después, se expandió a los terrenos lindantes. Foto: gentileza.

El INTA presentó ante el juez federal subrogante de Bariloche Gustavo Zapata el plan de acción futuro sobre la protección del predio que más de 133 familias tomaron semanas atrás en Loma del Medio, en El Bolsón.

El plan había sido requerido justamente por Zapata en la resolución que dictó el 11 de septiembre pasado, cuando desestimó el pedido de desalojo, que había solicitado la fiscal federal de Bariloche Sylvia Little, de las familias que ocupaban dos los lotes pertenecientes al INTA.

La toma de las tierras comenzó el 16 de agosto pasado, cuando un grupo de personas irrumpió en varios vehículos y hasta en un camión, cargado con maderas y algunos materiales, en el predio de 3,2 hectáreas de superficie, que el INTA tiene en la reserva Loma del Medio de El Bolsón.

El INTA le había cedido en noviembre de 2018 el terreno al Club Social, Cultural y Deportivo El Refugio, según informó a principios de septiembre pasado su presidenta Eda Cerda. Sin embargo, faltaba finalizar el procedimiento administrativo para la cesión definitiva. La toma se expandió a un ritmo galopante hacia las tierras adyacentes.

El 20 de agosto último, el director del INTA, Mauro Sarasola, denunció vía mail en la fiscalía federal un nuevo ingreso de familias en un sector diferente. La denuncia se presentó con el abogado Pablo Calello como patrocinante.

El INTA aclara que el plan de protección expuesto “debe entenderse" como el aporte que el organismo "está en condiciones de realizar para contribuir a la solución de este problema, dejando constancia, además, de nuestro compromiso de brindar la mayor colaboración posible a todos los estamentos públicos que, con igual finalidad, así lo requieren”

En la presentación ante el juez, el INTA asegura que el objetivo es mantener y profundizar como línea directriz para el manejo del área el “plan de manejo de uso múltiple reserva forestal Loma del Medio- Río Azul” elaborado en 2013 por el organismo nacional, “con las adecuaciones que pueda ser necesario realizar para dar respuesta a situaciones conflictivas como la que nos ocupa”.

Aclara que pretende “profundizar las acciones conjuntas y vínculos de recíproca colaboración del Estado nacional con las autoridades municipales y provinciales que desde hace varios años se vienen desarrollando en la ejecución de este plan”.

El objetivo es “incrementar la presencia de los poderes públicos que convergen en la reserva, no solo en las tareas propias de control y vigilancia, sino en lograr el máximo aprovechamiento de las potencialidades que en materia turística, recreativa, educativa, ambiental, científica y cultural ofrece la misma”.

El INTA plantea que a raíz de los hechos delictuales sucedidos, “estamos promoviendo la constitución de una mesa de trabajo permanente con las autoridades municipales y provinciales para diseñar e implementar nuevos cursos de actuación conjunta en la prevención y desactivación de las usurpaciones en la reserva”.

Afirma que, “en la medida de sus posibilidades presupuestarias, reforzará la presencia en el área en las áreas más sensibles y expuestas, a través de una nueva cartelería y construcción de un nuevo portal de bienvenida a la reserva forestal, entre otras acciones”.

También, asegura que continuará con la tarea permanente de reparar alambrados en zona más vulnerables, “sin dejar de tener en cuenta que el alambrado no evita las intrusiones en un predio boscoso tan extenso, ni compatible con el cuidado y uso público del mismo, que incluye actividades turísticas, práctica de senderismo, entre otras”.

En el escrito, que entregaron en el juzgado federal de Bariloche, el INTA asegura que se profundizará “el trabajo junto a los concesionarios de las áreas recreativas, la Secretaría de Turismo y Cultura de la Municipalidad de El Bolsón, y con los prestadores y guías turísticos para mejorar y ampliar las instalaciones e infraestructura”.

“También se reforzará las tareas permanentes que el INTA desarrolla en la reserva, junto con autoridades locales y provinciales en materia de la realización de acciones de prevención para disminuir el riesgo de incendios, la caída de árboles, la acumulación de biomasa por nevadas, el robo de leña y de madera rolliza y daños en general”, afirma en el documento.

“Todas estas actividades se encuadran en uno de nuestros principales objetivos estratégicos en el lugar: incrementar de manera constante la protección de los servicios ambientales que la reserva brinda a la comunidad El Bolsón y su región circundante”, destaca el INTA.

“Hechos graves como las usurpaciones actuales y la posibilidad de su consolidación o repetición futura, ponen en riesgo la continuidad de estos. Constituye una problemática compleja, que obliga a una actuación conjunta y los poderes del Estado y de los organismos públicos presentes en el lugar en el ámbito de sus respectivas competencias y jurisdicciones”, sostiene.

La superficie total de la reserva forestal es de aproximadamente 2.400 hectáreas. Aunque unas 1400 hectáreas son administradas directamente por el INTA y 1.000 hectáreas pertenecen a pobladores que realizan distintas actividades e interactúan de diferente forma con la misma, indica el documento.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El INTA presentó un plan para proteger las tierras tomadas en El Bolsón