El jardín 60 del barrio Malvinas, la única escuela que deberá suspender el inicio presencial

Solo se confirmó la postergación del reinicio presencial en el jardín 60. Y hay otra obra en el jardín de Puerto Moreno que depende de una inspección de Camuzzi.

El área de infraestructura y mantenimiento del Consejo de Educación de la zona Andina aprovechó el receso invernal de tres semanas para adecuar los edificios escolares y dejarlos listos para la vuelta de los alumnos, programada para el próximo lunes.

Solo está confirmada la postergación del reinicio presencial en el caso del jardín 60. Aunque también hay una obra en el jardín de Puerto Moreno que depende de una inspección de Camuzzi y podría impedir la vuelta a clases en la fecha prevista, al menos por un par de días.

La delegada Beatriz Alarcón dijo que el jardín 60, ubicado en el barrio Nuestras Malvinas, no tiene gas natural y sufrió “un incidente con el zepelin” en fecha reciente. Ante la acumulación de falencias, la provincia decidió lanzar dos licitaciones, una para la obra de gas natural y otra para el reemplazo completo de aberturas en ese jardín. Una misma empresa resultó ganadora de ambos contratos y está a punto de iniciar las obras.

Alarcón dijo que las docentes de ese establecimientos cumplirán tareas en “en forma virtual” mientras duren los trabajos que, según estimó, estarán terminados en 60 días. Aunque por experiencia, saben que las obras de gas dependen también de la disponibilidad de Camuzzi para las inspecciones y la habilitación.

La funcionaria afirmó que el receso sirvió para realizar mantenimiento general, repaso de calderas, calefactores, cocinas y desmalezamiento de patios “que se hace dos veces por año. La otra es durante el verano, antes del inicio del ciclo lectivo”.

Señaló que es un operativo importante porque la delegación Zona Andina tiene a su cargo 80 edificios, en los que funcionan un centenar de escuelas.

Dijo que entre otras obras menores realizaron un cambio de chapas en la escuela 324 de Los Coihues y está casi listo un refuerzo en la conexión de gas del jardín 68 de Puerto Moreno (porque era insuficiente). Esta última obra “se está terminando y falta la inspección de Camuzzi” dijo Alarcón. De ser necesario, aseguró, necesitarán “un par de días” de suspensión de clases.

Otra tarea realizada en el receso fue el reemplazo de varias calderas que ya tenían demasiadas fallas y “no daban más” según la delegada. Avanzaron con ese tipo de tareas en la escuela 321, la secundaria 105, y la 320, entre otras.

Dijo que además en el jardín 16 hubo una adecuación de aberturas para mejorar la circulación entre las salas, la infraestructura de evacuación y colocación de luminarias en las áreas de ingreso y salida, que todavía falta terminar.

Alarcón señaló que si las escuelas no pueden albergar docentes y alumnos las interrupciones se resuelven con clases virtuales. Agregó que si bien “la presencialidad no se reemplaza con nada”, el hábito adquirido durante la pandemia con las clases remotas servirá a futuro, cuando sea necesario por obras escolares, por nevadas, heladas u otros imprevistos que impidan abrir las escuelas. “Antes eso no existía, el lazo con el alumno se interrumpía”, explicó.

Sobre la vuelta de los refrigerios (un reclamo insistente durante los primeros meses del año), Alarcón dijo que la fecha estimada es “mediados de agosto” y depende de “los ajustes de los protocolos y la capacitación del personal de servicios generales” encargados de esa tarea.

Desde la pandemia los chicos dejaron de recibir alimentos de cualquier tipo en la escuela y muchos docentes y padres pidieron su restitución. Alarcón admitió que “desde Salud hubo una recomendación a Educación” para que asegure la distribución de “alguna bebida caliente” y algo para comer entre los alumnos durante el dictado de clases.


Comentarios


El jardín 60 del barrio Malvinas, la única escuela que deberá suspender el inicio presencial