El legado de Francisco López Lima



1
#

Dora y Francisco López Raffo y la rica historia de su padre.

2
#

“Todavía recordamos. Este consultorio lleno de gente. Venían de todos lados. Y él salía a cualquier hora, de noche, para atender partos, con frío, con lluvia... A veces pasaba la noche en el auto... y andaba por cada camino que después tenían que ir a buscarlo en caballo”, rememoran, con emoción y orgullo, los hijos de Francisco López Lima, Francisco y Dora López Raffo. López Lima fue un reconocido médico que pasó a integrar la “historia grande” del hospital de Roca, al convertirse en su primer director. Nació el 22 de abril de 1910 en Buenos Aires, fue el hijo mayor de seis hermanos, de los cuales cinco eran mujeres. Su padre era español y su madre argentina. Siendo niño su familia se trasladó a España, se radicaron en Málaga y allí hizo sus estudios primarios en un colegio alemán. Años después su familia retornó a la Argentina y López Lima ingresó al Colegio Nacional Buenos Aires, dependiente de la UBA. Luego ingresó a la Facultad de Medicina en el año 1932, recibiéndose previa tesis de doctorado, como Doctor en Medicina. Su vocación lo llevó a ejercer la profesión en forma ininterrumpida hasta su fallecimiento en el año 1968. En 1938, tras finalizar su carrera, inmediatamente decidió radicarse en Roca. Llegó soltero, dejando a quien fue su esposa y compañera de toda la vida en Buenos Aires, pero se casó a fines de ese año con Herminia Dora Raffo. Tuvo tres hijos: Francisco María, Oscar Raúl y Dora. “Había mucho por hacer, eran muy pocos los médicos radicados. El desafío era grande y apostó a ello. Había que hacer de todo. Las enfermedades infecciosas eran moneda corriente. No existían los antibióticos”, recuerdan, de aquellos tiempos, sus hijos. “Cuando digo que había que hacer de todo era, porque además de médico había que hacer de bioquímico, ya que no había quien hiciera los análisis más elementales, así que montó su propio Laboratorio, que lo mantuvo varios años hasta la llegada de los primeros bioquímicos”, agrega Francisco. Los elementos con los que se contaba para el diagnóstico de las enfermedades, eran fundamentalmente el buen examen clínico, pero eso no era suficiente. No había radiología, así que con gran esfuerzo, el profesional logró comprar un equipo de Rayos X. El primero que llegaba a la zona. López Lima tuvo una muy activa participación en la comunidad, fue uno de los impulsores y primer rector del Instituto Secundario Incorporado, uno de los fundadores de la Escuela Industrial de Neuquén, y de la Escuela de Artes y Oficios de Roca. Un fiel amante de la aviación, también fue el primer presidente del Aero Club de Roca. Por aquellos primeros años, cuando no había Hospital en la ciudad, ni ningún establecimiento asistencial privado, también fundó con los médicos Boltshauser, Pastor, Fernández y Kahn, el Sanatorio y Maternidad Roca, que luego cambiaría de nombre por el de Clínica Roca.

Médico y mucho más. Francisco López Lima fue el primer director del hospital roquense.


Comentarios


El legado de Francisco López Lima