“El mercado está descontando hoy, los potenciales problemas de mañana”

Entrevista con Agustín D’atellis, economista

En las vísperas del último mes del 2020, comienza a ser indispensable el balance y el análisis de un año sumamente particular. En diálogo con PULSO, el economista y periodista económico Agustín D’atellis, valoró el esfuerzo del gobierno por encausar los desequilibrios que heredó en medio de la pandemia, y afirmó que es momento de volver al plan inicial que se propuso la gestión, aunque ahora sin dudas con mayores restricciones.

PREGUNTA: ¿Cuál es su perspectiva de la economía promediando 2020?
RESPUESTA: La premisa del gobierno al inicio de la gestión era reactivar el mercado interno estimulando la demanda agregada mediante la recuperación de los salarios reales, controlando la inflación con un programa heterodoxo e intentando al mismo tiempo ordenar la macro. La idea de fondo era que el consumo sigue representando el 70% de la demanda agregada y que con una utilización de la capacidad instalada en torno al 50% a fines de 2019, había margen para crecer. El programa queda trunco con la pandemia. La demanda quedó destruida, los salarios reales atrasados, la actividad paralizada. Esto pone por delante aun mayores desafíos para el año que viene. En el medio y con una situación recontra adversa, lo que el gobierno puede mostrar como logro es la re estructuración de la deuda.

P: ¿El efecto de la re estructuración no fue el esperado?
R: Había una idea previa de que logrando una re estructuración exitosa iba a bajar la incertidumbre, se iba a reducir el riesgo país, y eventualmente poder acceder a alguna línea de crédito en los mercados internacionales. Eso no sucedió. El riesgo país sigue siendo alto, existe posibilidad latente de default, y falta el acuerdo con el Fondo. Es cierto que reprogramaste los vencimientos, pero la macro está tan desordenada, que el mercado descuenta que vas a volver a tener problemas.

P: ¿Tiene programa económico el gobierno?
R: El programa del gobierno es el inicial. Pero el escenario hoy te obliga a retomar el plan aun con mayores restricciones que al principio. El sector privado está completamente estrangulado, y el sector público tambien, dependiendo casi con exclusividad de la emisión.

P: El FMI admite tácitamente su responsabilidad en el fallido stand by de 2018/19 ¿hay margen para negociar?
R: Si, el Fondo ha reconocido que incumplió su propia carta orgánica. Pero en todo caso, sigue siendo un problema propio del Fondo. El crédito fue otorgado, y hay que pagar. El paso a un acuerdo de facilidades extendidas tiene como contraparte una serie de condicionalidades. Lo que plantean los senadores en su carta es llegar a un acuerdo más flexible. El punto es que de lograr eso, se sienta un precedente para futuras negociaciones con otros países.

El escenario de hoy obliga al gobierno a retomar el plan original, pero aun con mayores restricciones que al principio.

P: ¿Por qué un superávit comercial alto no alcanza para contener la incertidumbre cambiaria?
R: El problema es que más allá del buen saldo comercial, existe una dinámica en la que caen las importaciones y también caen las exportaciones. Es decir el saldo no es por tracción de exportaciones, sino por caída de importaciones en el marco de la pandemia. Ello hace suponer que cuando comience la reactivación, las importaciones van a volver a crecer.

P: La buena noticia es que la soja vuelve a estar en precio récord…
R: Justamente. Si aun así las expo están cayendo, preocupa. Pero ello tambien demuestra la fuerte componente especulativa que existe, anticipando una devaluación.

P: ¿Es lógico el precio del dólar?
R: La verdad es que en términos reales históricos, el precio del dólar oficial no está atrasado. La foto de la macro y el saldo comercial, tampoco justifican una presión devaluatoria tan fuerte. Yo creo que es más una expectativa que descuenta un escenario negativo hacia adelante y lo trae a hoy, a lo que se suma todos los comportamientos especulativos, donde muchos de los sectores que presionan para la devaluación, son los que luego ganan fuerte con la devaluación.

P: ¿Es correcto el impuesto a las grandes fortunas?
R: Creo que es lógico en un escenario extraordinario en el que todos los sectores debieron poner algo. El año 2020 fue un año en el que los asalariados resignaron, el sector informal ni hablar, y tambien los comerciantes, el turismo. En ese marco, un aporte por única vez de los sectores más privilegiados, que siempre han sido beneficiados, está bien. Es un aporte desde el punto de vista del Estado es importante porque descomprime las necesidades de financiamiento, y desde el punto de vista del aportante no es significativo, ni desincentiva la inversión o la producción. Es una alícuota baja en pesos, considerando que el grueso de los patrimonios de las grandes fortunas está en dólares.

P: Esta misma semana CABA anunció un impuesto de sellos del 1,5% sobre compras con tarjeta y no hubo mayor oposición ¿hay doble moral?
R: Seguramente. Ahí es donde queda a la vista el rol de los medios de comunicación como caja de resonancia de ciertos intereses. El impuesto de sellos sobre compras con tarjeta impacta de forma directa sobre el consumo de los sectores medios y bajos, y nadie se entera, en cambio cuando se afecta el interés de las grandes fortunas, se genera debate y repercusión. Lo paradójico es observar sectores medios y bajos defendiendo la posición de los poderosos, y sin levantar la voz por una iniciativa como la del Gobierno de la Ciudad.

PERFIL: Agustín D'atellis
Agustín D’Attellis es licenciado en Economía en Universidad de Buenos Aires (UBA).
Especialista en macroeconomía y mercados financieros, es docente e investigador de la UBA.
Columnista habitual en los medios de comunicación, condujo el programa “Economía 4D” en CN 23 y en AM 750 y hoy conduce “Hagamos Números” en Crónica TV.
Dirige la consultora Ágora Consultores.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


“El mercado está descontando hoy, los potenciales problemas de mañana”