Antes de las renuncias a disposición, Guzmán buscó amigarse con el kirchnerismo

El ministro de Economía citó a Cristina. Kicillof y Massa asintieron desde la primera fila. Fernández habló de la falta de dólares y de la previsibilidad para las inversiones.

El presidente Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, presentaron este miércoles en la Casa Rosada el proyecto de Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas, acompañado por gobernadores, empresarios, sindicalistas y legisladores, y enviaron una señal de unidad del Frente de Todos.
Fernández señaló que su gestión está intentando mejorar el clima de inversiones en la Argentina impulsando leyes para dar previsibilidad y certidumbre, en pos de la generación de empleo privado formal. Y Guzmán precisó que, en los casi veintidós meses de gestión, el Gobierno ha impulsado quince leyes económicas para “tranquilizar” la macroeconomía.

Antes que Fernández habló el ministro de Economía, quien dio uno de los discursos con tono más político que se le recuerde. Citó a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; elogió al exministro y actual gobernador, Axel Kicillof; y destacó el rol de Sergio Massa en la Cámara de Diputados para conseguir los consensos para aprobar las leyes solicitadas por el Ejecutivo.

Guzmán destacó que en los peores momentos de la brecha cambiaria (en 2020), él contó con el apoyo y las observaciones de los distintos integrantes del Frente de Todos. “Hablando entre todos nosotros. Junto al Presidente, junto a Sergio, a Máximo (Kirchner), a Axel, siempre ayudando, siempre buscando cuidar a nuestra gente. Junto a Cristina”, expresó Guzmán.

“Hay algo que me gustó mucho de lo que Cristina dijo en Tecnópolis hace unos días, que es esta idea de la persistencia en las convicciones y la terquedad, por un lado, y al mismo tiempo la adaptabilidad por el otro. Nosotros hemos gobernado 21 meses en un contexto, Alberto, de enorme incertidumbre en el que la adaptabilidad ha sido fundamental”, expresó Guzmán.

Y dijo que el contexto de pandemia fue y sigue siendo cambiante y todo el tiempo hay que estar dando respuestas “pero siempre con la convicción de que cada paso que damos lo hacemos con el objetivo de cuidar a nuestra Argentina, siempre. Y ese es el camino y la filosofía sobre la cual buscamos seguir construyendo para la Argentina”.

Guzmán elogió lo que hizo Kicillof cuando fue ministro en materia energética. “Axel hizo mucho para poder resolver el declino energético que venía transitando la Argentina entre 2013 y 2015, a partir de lo que fue el rol estratégico que jugó YPF”, dijo en su discurso, sentado al lado del jefe de Estado.

El ministro agregó que aún quedan cuestiones muy graves por resolver, como por ejemplo el endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional. Y lamentó que ni una parte de ese dinero haya sido direccionado por la gestión de Mauricio Macri a la inversión productiva o al sistema científico y de innovación.
En dos instancias, Guzmán hizo hincapié en que el Gobierno está buscando aliviar “la angustia y el hartazgo” de la gente, tanto por el impacto de la pandemia y sus consecuencias, como de las políticas que implementó el macrismo durante su gestión, según señaló.


La falta de dólares y la previsibilidad


Fernández dijo que la Argentina hoy sigue en una situación en la que le “hacen mucha falta los dólares”. “Por eso, con esta ley, decidimos dar certezas, para que nadie ande a ciegas viendo cómo puede cambiar esto en los próximos meses o años. Por eso, es un plan que prevé 20 años de estabilidad en materia fiscal y el que invierte conoce las reglas que no serán alteradas”, dijo.

El Presidente aseguró está decidido a seguir con las negociaciones con el FMI hasta alcanzar un acuerdo porque de lo contrario la Argentina debería pagar deuda por unos 19.000 millones de dólares en 2022, lo cual generaría un gran impacto en las finanzas públicas. Y ese gasto para deuda no está contemplado en el Presupuesto 2022, anticipó.

Según Fernández, la pandemia generó tal incertidumbre que no sólo hizo al Gobierno revisar sus proyecciones y planificación sino también a los empresarios los llevó a revisar el tiempo de inversión porque “no sabían qué iba a pasar, cuánto iba a durar la pandemia y cuándo se iba a poder salir”.

Y agregó que ahora que “el horizonte empieza a despejarse, esta es una buena oportunidad para poner el máximo impulso en la actividad petrolera y gasífera, y desarrollar los gasoductos que faltan para llevar gas al noreste de la Argentina”.

“Tenemos por delante una Argentina que poner de pie y en eso estamos. Y hoy, con esta decisión que estamos tomando, la estamos poniendo un poco más de pie”, cerró Fernández.


Corresponsalía Buenos Aires

Comentarios


Antes de las renuncias a disposición, Guzmán buscó amigarse con el kirchnerismo