El MNBA rinde homenaje al papel desde Touluse-Lautrec a Picasso

La columna cultural de Oscar Smoljan, director del Museo Nacional de Bellas Artes Neuquén





1
#

2
#

APUNTES DE LA CULTURA

El Museo Nacional de Bellas Artes en su sede porteña presenta la muestra “Papeles modernos. De Toulouse-Lautrec a Picasso”, una colección integrada por cerca de 80 obras de diversos artistas que van desde finales del siglo XIX a mediados del XX, y cuyo soporte principal ha sido el papel.

La exposición, curada por Angel Navarro y compuesta por obras que han sido legadas o donadas al MNBA, busca resaltar el rol que el papel ha tenido en la producción pictórica europea en esos años y está organizada en distintas áreas temáticas que incluyen los esbozos, los desnudos, la figura individual y los grupos, los retratos, emblemas y alegorías, los paisajes urbanos y el papel como medio de difusión.

La colección incluye obras como “Estudio para una adoraciòn de los pastores”, de Felice Carena (1879-1966); “Pareja”, de Carlo Carrá (1881-1966); “Pensativa”, de Felice Casorati (1883-1963); “Tres desnudos de pie y estudio de cabezas”, de Pablo Picasso; dos afiches de Toulouse-Lautrec, “Divan japonais” y “La pasajera del 54”, y hasta un pequeño dibujo del gran poeta Federico García Lorca titulado “Paisaje”, una rareza de la exposición.

También se incluyen obras de artistas de la llamada Escuela de París, como Amedeo Modigliani, Marc Chagall y André Lhote, y de pintores independientes como James Ensor, Georges Rouault, Henri Matisse, Käthe Kollwitz, Georges Braque y Paul Klee, entre otros.

Las técnicas reunidas por el curador comprenden grafito, acuarela, aguada, témpera, tiza y carbonilla entre otros materiales; pero también hay xilografías, aguafuertes, aguatintas y litografías, entre otros grabados realizados en soportes tan variados como cartón, papel entelado, madera y tela.

La muestra nos enseña las distintas aplicaciones que al papel le dieron los artistas de aquellos años, desde los bocetos que luego se convertirían en pinturas o también una forma de resolver problemas devenidos de la propia concepción de las obras y experimentar libremente en la búsqueda de un tema a desarrollar.

Según el curador de la muestra, “estos trabajos surgen como exploración, experimentación y búsqueda de determinados temas; estudios libres que eventualmente serían usados en una obra futura; o documento personal de una pieza que el artista estaba produciendo”.

El papel obró además como un recurso económicamente accesible para ganar dinero y a la vez expresar ideas artísticas, tal y como se ve en los afiches de los clubes nocturnos de París que realizara Toulouse-Lautrec entre 1981 y 1901, llenos de color y expresividad y de los cuales algunos se ven en la muestra.

Oscar Smoljan

Director

Museo Nacional de Bellas Artes Neuquén


Comentarios


El MNBA rinde homenaje al papel desde Touluse-Lautrec a Picasso