El MPN y una interna que disputa 100.000 votos en Neuquén

El interés por la competencia que habrá en estas PASO augura una amplia cosecha. La que enfrentó a Pechen y Pereyra en 2013 fue récord del partido con 190.000.

La interna que disputará el Movimiento Popular Neuquino en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) el 12 de septiembre amenaza con hegemonizar las miradas en la previa a la pelea por la “grieta” que se abrirá cuando llegue el turno de las generales, antes de fin de año.


El partido provincial volverá a ofrecer al electorado una competencia reñida entre sectores bien definidos, un escenario que, en comicios nacionales, no se daba desde el 2013 cuando la lista Azul y Blanca de Guillermo Pereyra enfrentó a la Azul de Jorge Sapag y su candidata, Ana Pechen.

Los números del archivo permiten anticipar posibles escenarios de participación, aunque el contexto inédito de la pandemia abre un interrogante sobre el interés real que tendrá el electorado para ocuparse de una disputa electoral.

El antecedente mencionado anteriormente marcó un hito que, hasta ahora, no pudo ser superado: el partido superó la marca de los 190.000 votos en la instancia de las primarias de 2013. Fue también la última en la que se pudo imponer un sector opositor al oficialismo y que arrastró el exitoso resultado de cinco bancas para el partido en la general.

Una característica de esa elección de medio término fue la ausencia de una tercera oposición por fuera del kirchnerismo que permitió que ambas fuerzas repartieran el interés (y las bancas en disputa) sin contratiempos. Pereyra, el ganador del partido en esa contienda, se posicionó como opositor al gobierno de Cristina Fernández y captó el voto descontento que no habían podido convencer otros sectores de derecha.

Si se mira, en cambio, las PASO que llegaron en le elección de medio término de 2017, el resultado bajó drásticamente. La lista Verde Manzana que le dio pelea a la Azul de Alma Sapag no tuvo capacidad de daño y el electorado lo supo de antemano. El MPN reunió en esa interna poco más de 81.800 votos, una marca “estándar” que reflejó el interés de propios, pero ya no de ajenos, para acompañar al partido de gobierno.

Algo similar ocurrió luego en las PASO de 2019 cuando llegó a su marca más baja con apenas 75.000. Este escenario no es el mejor para comparar con el que se disputará en septiembre, pues el MPN suele jugar en desventaja cuando se disputa la categoría presidencial en la que no participa.

¿Sirve entonces analizar la interna partidaria de 2018? Las opiniones son encontradas. Tiene la particularidad de volver a enfrentar, aunque no con ambos nombres propios en las boletas, a la lista del gobernador Omar Gutiérrez (con María Eugenia Ferraresso encabezando la lista) con el exvice Rolando Figueroa, pero en circunstancias diferentes.

Ese año se optaba por una reelección tras cuatro años de gestión sin demasiados tropiezos, mientras que en septiembre se optará por una reválida o bien por empezar a pensar un proyecto para el 2023. Los resultados de 2018 arrojaron para Gutiérrez 73.823 votos frente a 49.586 que logró Figueroa, un total entre ambos de 129.524.

Si la participación el 12 de septiembre resultara baja, por la pandemia o porque el electorado se vuelque a otras internas, el beneficiado será el oficialismo.

129.524
votos, entre afiliados e independientes, hubo en la interna de 2018 para elegir candidatos a la gobernación.
81.821
fue la marca para el partido en las PASO del 2017 cuando llevó a Alma Sapag como candidata.

185.892
sufragios logró la lista de Guillermo Pereyra en la categoría de diputados cuando se enfrentó al oficialismo del MPN en las PASO de 2013.
Alma Sapag venció cómoda en las PASO y logró una banca en las generales de 2017. Foto: Archivo

Comentarios


El MPN y una interna que disputa 100.000 votos en Neuquén