El municipio salió a defender las obras en el paseo de la Confluencia de Neuquén

Desde el Ejecutivo municipal aseguraron que se presentó toda la documentación ambiental y negaron haber realizado una tala indiscriminada de árboles. La respuesta fue ante un recurso de amparo presentado por la Defensoría del Pueblo. La zona de Conflicto es un área natural protegida.





Es falso lo que dice la Defensoría del Pueblo, cuenta con el estudio de impacto ambiental completo, que abarca desde el último tramo de Obrero Argentino hasta la confluencia por el Limay como desde el Tercer puente hasta la confluencia, por el Neuquén”, sostuvo ayer el secretario de Coordinación e Infraestructura de la ciudad, Alejandro Nicola.

El municipio salió con munición gruesa en contra de la Defensoría porque hace 2 semanas que las máquinas están paradas en el sector del río Limay y Obrero Argentino.
Allí se licitó una obra de más de 400 millones de pesos, que serán pagados con fondos nacionales para construir el paseo de la Confluencia.

El funcionario dijo que toda la documentación estaba en poder de la Defensoría del Pueblo desde junio, cuando se encontraron en reuniones virtuales por la costanera del río Neuquén en el sector de los barrios privados. “Aproveché a hablar de la totalidad del proyecto”, aseguró.

El cese de los trabajos lo ordenó el juez Gustavo Belli en septiembre, cuando intimó a la comuna a presentar los estudios ambientales de la obra, explicaciones por la tala de árboles y el relleno de humedales con basura.
El jueves, el juez emplazó además, al municipio a colocar el cartel que indicaba dónde daba inicio al área protegida identificada como península Hiroki.

Esto fue por una ampliación de la cautelar de la Defensoría porque al no estar delimitado el lugar (no hay mensura del área protegida) las máquinas podrían ampliar su lugar de trabajo sólo con mover el cartel. Y el cartel fue retirado cuando comenzaron los trabajos a mediados de septiembre.

Según se indicó desde la Defensoría, la comuna pidió 10 días para entregar la documentación y Belli les ordenó a presentar los datos en el expediente en la mitad de ese tiempo.

“Al día de hoy no hay respuesta en el expediente, no tenemos que mentir ni agrandar las cosas, en el expediente no hay nada. Pedimos información pública ambiental porque no respondían”, sostuvo el defensor Ricardo Riva.

Recordó que la audiencia que citan de la presentación de los estudios fue en junio y la denuncia de la tala y del relleno de humedales con basura fue a mediados de septiembre. “Me hace acordar a los tiempos (del ex intendente Horacio) de Quiroga que hay que explicar que cuando un funcionario como el Defensor pide información, se le tiene que enviar. Como esto no sucedió, lo pedimos por vía judicial. Si no tienen nada que esconder que presente la información”, concluyó.

Esto no se hace sin proyecto. La contratista ejecuta la obra con las condiciones que designó el consultor ambiental experto”.

Alejandro Nicola, secretario de Coordinación e Infraestructura de la municipalidad.

El municipio negó la tala indiscriminada de árboles

A la península de Hiroki en Neuquén se llega por la calle Obrero Argentino hasta el Limay, en dirección río abajo por una huella de auto hasta que el camino se angosta y el paso con el vehículo se complica.
En el verano, allí esperaban los guías del municipio para los paseos hacia la Confluencia, que se organizaban los sábados, a demanda, con inscripción en la página de Facebook de Turismo municipal.
Las mismas caminatas se organizaron durante la gestión anterior, donde la abundancia de vegetación que impedía el acceso en auto hasta donde se unen los ríos, era una de las características del paseo.
“No hubo tala de árboles en la península Hiroki, es una frase dicha para generar impacto negativo, eso es mentir, porque no existe. Se cortaron 30 álamos en un sector donde estaba prevista una calle y estacionamiento. Se hizo dentro de las medidas que tiene toda esta obra donde preservamos la naturaleza como se hizo en el tramo anterior, entre Linares y Obrero Argentino”, sostuvo el secretario de infraestructura de la comuna, Alejandro Nicola.
El funcionario insistió en que toda la documentación fue agregada a la justicia. Y agregó que como se trata de un área protegida, se cuenta con especialistas que dan indicaciones para la realización de los trabajos en el lugar. Nicola recalcó que sólo se cortaron álamos en el trazado de la calle y “por fuera del área natural protegida”.
“Así se lo expresamos al juez, se hizo una licitación pública a nivel nacional, con firma de convenios, con una carga de toda la documentación de los proyectos en base a los cuales se hizo la licitación con las empresas.Toda la información fue un proceso público”, enfatizó. Agregó que “en los estudios de impacto está delimitada la zona, el espacio privado del público, con la opinión de la Unidad de Gestión de Áreas Protegidas”; dijo.


Comentarios


El municipio salió a defender las obras en el paseo de la Confluencia de Neuquén